Black Forest Gâteau { Tarta Selva Negra }

Otra tarta. Otra layer cake. Una más que decadente e indecente Black Forest Cake o Tarta Selva Negra (o gateâu o torte, según la latitud). No se debe a nada en particular. No es cierto; se debe a que me apetecía a rabiar y, después de ver cómo los mercados y fruterías empiezan a abastecerse de preciosas cerezas sin ningún pudor, ya no podía sacármela de la cabeza. Y más chocolate. Ya habíamos quedado en que el chocolate no engorda (de lo demás no digo nada…); no me miréis así, que ya os veo ahí resoplando, acordándoos de ese bikini dichoso. ¡Fuera bikinis! ¿Cómo puede esclavizar tanto algo tan pequeño?

Black Forest Gâteau {Tarta Selva Negra}

Black Forest Gâteau (como se la conoce en el Reino Unido), Black Forest Cake (en inglés americano y australiano) o tarta Selva Negra son algunas de las traducciones que recibe este icónico postre de origen alemán: Schwarzwälder Kirschtorte (literalmente “tarta de cerezas de la Selva Negra”). Habitualmente está formada por varias capas de bizcocho de chocolate con un relleno de nata montada y cerezas. Suele decorarse con más cerezas (con frecuencia, guindas al marasquino, aunque la auténtica Schwarzwälder Kirschtorte suele llevar cerezas negras), nata montada y virutas de chocolate.

Black Forest Gâteau {Tarta Selva Negra}

Al contrario de lo que el título pueda llegar a sugerir, esta tarta no recibe su nombre directamente de la Selva Negra (Schwarzwald) en el suroeste de Alemania, sino de un licor característico elaborado tradicionalmente en esta región, el Schwarzwälder Kirsch(wasser) o kirsch, ingrediente clave en la preparación de esta tarta.

Black Forest Gâteau {Tarta Selva Negra}

El Kirschwasser (kirsch) es un aguardiente elaborado a partir de la destilación de cerezas silvestres ácidas (o guindas), y aunque es prácticamente determinante entre el resto de ingredientes de esta tarta, en ocasiones también se suelen emplear otro tipo de licores, como el ron (sobre todo en la versión austriaca) o el brandy de cerezas. En EEUU, la Black Forest cake se suele preparar sin alcohol alguno, sin embargo en Alemania el uso de kirsch es absolutamente imprescindible, de no llevarlo, no es posible siquiera comercializar una de estas tartas con la denominación Schwarzwälder Kirschtorte; el kirsch es el ingrediente que aporta el sabor característico de esta tarta, una mezcla de matices resultantes del sabor del hueso de la cereza y su elevado contenido en alcohol.

Black Forest Gâteau & Cupcakes {Tarta & Cupcakes Selva Negra}

La primera mención por escrito que hace referencia a la tarta Selva Negra tan sólo se remonta 1934. Por estas fechas, su comercialización se reducía principalmente a Berlín, aunque también podía adquirirse en ciertas pastelerías de prestigio de algunas ciudades alemanas, austriacas y suizas. En 1949 llegó a ocupar el 13º puesto en la lista de tartas más famosas de Alemania y desde entonces no ha hecho más que crecer en popularidad a lo largo y ancho del globo.

Fuente: Wikipedia

Por cierto, pese a que no soy una gran aficionada a preparar cupcakes, me pareció una nota divertida desviar un poquito de la masa de la tarta y hacer unos cuantos (sólo hice tres). Son tan coquetos… 😉

Black Forest Gâteau { Tarta Selva Negra }
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Layer Cakes
Tipo de cocina: German
Raciones: 12-16
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el bizcocho:
  • 300 g (2 ⅓ cups) de harina bizcochona (self-raising flour)
  • 375 g (1 ¾ cups) de azúcar moreno
  • 25 g (¼ cup) de cacao puro en polvo (sin azúcar)
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • 175 g (¾ cup + 1 cucharada) de mantequilla sin sal
  • 75 g (2 ⅔ oz) de chocolate negro (mín. 50% cacao)
  • 2 huevos (L)
  • 200 ml (½ cup + ⅓ cup) de buttermilk
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 100 ml (≈ ⅓ cup + 1 cucharada) de agua hirviendo
  • 60 ml (¼ cup) de kirsch (o de jugo de la conserva de cereza si se prefiere evitar el alcohol)
  • 30 ml (2 cucharadas) de jugo de cerezas (también de la conserva)
Para la cobertura de ganache de chocolate:
  • 200 ml (≈ ¾ cup + 1 cucharada) de nata líquida para montar (mín 35% MG)
  • 175 g (6 oz) de chocolate negro (mín. 50% cacao)
Para el relleno:
  • 425 g (15 oz) de cerezas sin hueso en conserva (o en almíbar claro)
  • 100 g (3½ oz) de mermelada de cerezas (tradicionalmente de guindas, variedad "Morello")
  • 300 ml (1 ¼ cups) de nata líquida para montar (mín. 35% MG) bien fría
  • 20 g (3 cucharadas) de azúcar glass
  • 1 cucharada de zumo de limón

  • Un puñado de cerezas para decorar
Elaboración
Del bizcocho:
  1. Precalentamos el horno (eléctrico) a 180ºC y colocamos la rejilla a media altura.
  2. Engrasamos bien (fondo y laterales) 3 moldes redondos para tartas de 20 cm (8") de Ø, preferiblemente, con base desmontable. Recortamos el papel de horno con la forma de la base de los moldes (usamos una base como plantilla; es más fácil y rápido si doblamos el papel en 3 y recortamos sólo una vez) y colocamos los 3 círculos en el fondo de cada molde. Engrasamos también sobre el papel. Reservamos.
  3. Comenzamos troceando el chocolate y lo derretimos junto con la mantequilla. Removemos bien hasta emulsionar por completo y reservamos mientras se templa.
  4. En un cuenco grande, o en el de nuestra amasadora (o un cuenco grande), mezclamos la harina, el azúcar, el cacao y el bicarbonato sódico con ayuda de unas varillas hasta que quede todo perfectamente combinado.
  5. A continuación, en otro cuenco mediano batimos los huevos, el buttermilk y el extracto de vainilla.
  6. Seguidamente, agregamos la mezcla anterior de huevo (punto 5) a los ingredientes secos que teníamos reservados (punto 4) y mezclamos con el accesorio de pala hasta integrar por completo.
  7. Añadimos ahora el chocolate derretido con la mantequilla y el agua hirviendo y mezclamos durante un par de minutos o hasta obtener una textura libre de grumos.
  8. Dividimos la masa en 3 partes iguales (es más que recomendable realizar este paso con ayuda de una báscula de cocina) y la repartimos entre los 3 moldes que teníamos preparados (yo, en esta ocasión, he rellenado, además, 3 cápsulas para cupcakes con la masa antes de repartirla entre los moldes).
  9. Horneamos durante unos 25 minutos o hasta comprobar ha desaparecido el aspecto húmedo de la superficie. Antes de sacar los bizcochos, nos aseguraremos de que están bien horneados insertando una brocheta o cake tester en el centro; si sale limpia ya está, si no, vamos comprobando cada par de minutos hasta que salga.
  10. Una vez horneados correctamente, los sacamos del horno y los dejamos enfriar en sus moldes sobre una rejilla durante 10 minutos.
  11. Mientras tanto, combinamos el kirsch con el jugo o almíbar de lar cerezas.
  12. Aún calientes, pinchamos repetidamente los bizcochos con ayuda de un palillo o brocheta y pincelamos con la mezcla anterior ayudándonos de un pincel de cocina.
  13. Desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. ATENCIÓN: la miga de este bizcocho en caliente es muy quebradiza (especialmente en este caso, que además están recién "emborrachados"), así que hemos de manipularlos con todo el cuidado posible.
  14. Si tenemos tiempo, una vez fríos, envolvemos nuestros bizcochos individualmente en film transparente y los dejamos en el frigorífico durante toda la noche para que se asienten mejor la miga y los sabores.
De la cobertura de ganache de chocolate:
  1. Troceamos el chocolate y lo colocamos en un recipiente resistente al calor.
  2. En un cazo pequeño, calentamos la nata justo hasta que comience a hervir.
  3. Inmediatamente, vertemos la nata sobre el chocolate troceado y dejamos reposar durante un minuto.
  4. A continuación, removemos suavemente con una espátula de silicona hasta que el chocolate se haya fundido por completo y obtengamos una mezcla perfectamente uniforme, procurando no incorporar demasiado aire para que no se formen burbujas. Reservamos hasta que se enfríe hasta que adquiera una textura fácil de untar (yo lo suelo introducir en el frigorífico para no alargar demasiado la espera). Si quedara demasiado sólido, podemos introducirlo en el microondas unos segundos hasta conseguir la consistencia deseada.
Del relleno:
  1. Por un lado, calentamos ligeramente la mermelada en un cazo pequeño y la mezclamos junto con la cerezas perfectamente escurridas. Reservamos mientras se templa.
  2. Mientras tanto, montamos la nata junto con el azúcar glass y el zumo de limón con ayuda de unas varillas eléctricas, también enfriadas previamente, hasta que adquiera una consistencia firme. Hemos de prestar especial atención a este paso; si nos excedemos montando, la nata se cortará y obtendremos, sin embargo, mantequilla. La nata montada se ha de aplicar lo más rápidamente posible o empezará a volverse líquida poco a poco. Si aún no tienes el resto de componentes preparados, introdúcela en el frigorífico bien cubierta con film transparente.
Montaje de la tarta:
  1. Una vez fríos los bizcochos, los nivelaremos, si fuera necesario, con ayuda de un cuchillo largo de sierra o con una lira.
  2. Colocamos el primer bizcocho bien centrado sobre la base sobre la que vamos a montar nuestra tarta (es aconsejable usar el que haya salido menos “agraciado” en primer lugar) y extendemos la nata montada azucarada repartiéndola con ayuda de una espátula pequeña angulada o el reverso de una cuchara por toda la superficie.
  3. Seguidamente, repartimos las cerezas maceradas con la mermelada de manera uniforme sobre la nata. Es posible que hayan seguido liberado más líquido durante la maceración, así que hemos de procurar escurrirlas de nuevo ligeramente de modo que la nata no se empape y se eche a perder (un poco de jugo no es problema).
  4. A continuación, colocamos el segundo bizcocho bien centrado y repetimos la misma operación con el relleno.
  5. Terminamos colocando el tercer y último bizcocho de la misma manera que los dos primeros y extendemos el ganache de chocolate sobre la superficie de nuestra tarta con ayuda de una espátula pequeña o el reverso de una cuchara.
  6. Finalmente, decoramos con un puñado de cerezas y lista para servir.

    Se conserva refrigerada y bien cubierta durante 2-3 días. Antes de consumir, dejar unos 30 minutos a temperatura ambiente fuera del frigorífico (más si el ambiente no es muy cálido).
    Firma Rosa M Lillo
Notas
- Para "emborrachar" los bizcochos, yo he usado la mitad de la mezcla de kirsch y jugo de la conserva porque quería que comiéramos todos en casa; ha quedado con un toque muy sutil.
- Día nacional (EEUU) de la Black Forest Cake: 28 de marzo.

Receta adaptada de la Black Forest Gâteau de la BBC Good Food Magazine

Posts Relacionados

42 Comentarios

  • 3 años ago

    Uau! Esta la tengo que hacer pero yaaaaaaaaaa!!!!

  • 3 años ago

    Me encanta no, lo siguiente!!! tiene una pinta inmejorable!!!!

  • Flor
    3 años ago

    Rose, es mi postre preferido!! 🙂 Como siempre, a tus pies!

  • Gracias por la historia sobre la tarta, tiene una pinta buenísima!
    Finalmente no he copiado tu receta de vainilla (soy fatal en seguir recetas y no tenia la mitad de las cosas) pero atenta que pondré un link a tu blog igualmente, ya esta programado!
    La version en cupcakes me parece una idea monísima!

    • De nada, Sofía. No pasa nada (yo soy feliz pasándome una semana comprando los ingredientes) y nNo es necesario que añadas ningún link, de verdad, pero gracias por tenerme en cuenta!
      Me alegro de que te haya gustado la historia y los cupcakes 😉 (a mí también!)
      Un besito, guapa!

  • 3 años ago

    Y con cerezas… con lo que me gustan a mi!!! Esta tarta es irresistible!!!
    Por cierto, las fotos son preciosas!
    Besossss

    • Lo es, Laura, lo es! Las cerezas son una de esas frutas perfectas que estaría comiendo todo el año!
      Muchas gracias; me alegro un montón de que te hayan gustado! 😀
      Un besito

  • 3 años ago

    I love black forest gateau- it was actually the first thing I made in my Pastry classes at college this year! Love the addition of traditional kirsch- your photos are stunning, as ever! Lovely recipe! 🙂 xx

    • Really! I wish I had had pastry classes at college!
      Thanks for your always supporting comments; I really appreciate it <3
      So glad you like it! Un beso

  • 3 años ago

    Se puede elaborar algo más tentador? Bueno, en realidad, sí… Qué preguntas hacemos si cada vez que nos pasamos por aquí nos encontramos con sorpresas agradables y apetecibles…Y no es hablar por hablar Rosa, tú lo sabes…..
    Maravillosa, despampanante y descaradamente apetitosa…, no decimos más 🙂
    Besitos.

    • Jejeje… me siento un tanto malvadilla 😉
      La verdad es que esta tarta es eso, una descarada. Será que me gusta provocar? Yo creo que sí 😉
      Gracias mil por estos ratitos tan buenos que me hacéis pasar leyéndoos y un besazo!

  • 3 años ago

    OMG no se como lo haces! Tus fotos son increibles, pero la torta!!! Wow. No se si tengo la habilidad de hacerlo asi, pero quiero intentar algun dia. Gracias por la historia tambien. Pienso que es importante saber de donde viene los alimentos que comemos. Un beso, A

    • Seguro que la tienes, eso y más!
      Me alegro de que te haya gustado la tarta y su historia. Yo la conocía poco y gracias al blog y a esta receta he aprendido un montón!
      Muchas gracias, Amanda, es un placer tenerte por aquí.
      Un beso

  • 3 años ago

    Qué tarde ando hoy Rosa…
    Me ha encantado tu apología del nudismo;-)…. Fuera bikinis!
    Una tarta de las que quita el hipo, la he probado comprada pero seguro que no tiene nada que ver. Yo creo que según va el mes, me engorda hasta leer tu receta… Lo mio es más bien, operación neopreno, que esconde más…jeje
    Un beso
    Maite

    • Jejeje… Me parto con tu neopreno, pero dudo mucho que lo necesites para esconder nada 😉
      Pero sí, no te voy a engañar, por mucho que lleve fruta (y chocolate!), esta tarta sí engorda, así lo que mejor es compartirla com muuuucha gente 😉
      Es un placer leerte, a cualquier hora. Gracias por llegar! <3
      Un besito, preciosa!

  • Merceditas Bakery
    3 años ago

    Mmmmm que rica y que pintaza tiene, te ha quedado espectacular.
    Gracias por tu comentario en el blog…. No sabes como me subes el ánimo 😉 😉 😉 Al final me lo voy a creer y todo 🙂

    Un saludo♥

    • Pues créetelo sin pudor ninguno; es una gozada ver todo lo que haces…
      Gracias por dejarte caer por aquí; es un gustazo! 😀
      Un besito, guapa!

  • Eva
    3 años ago

    Jo, Rosa, vaya pintaza tiene! Además, tus posts son impecables, no les falta detalle, las fotos preciosas, las explicaciones súper cuidadas… A ver si consigo sacar un rato y le hago esta tarta o cupcakes a mi maridín, que además le encanta el kirsch…
    Un besazo,
    Eva (Con aroma de vainilla)

    • Qué ilusión, Eva! Es un gustazo tenerte por aquí y leerte; mil gracias por este bonito comentario.
      Tu maridín se va a quedar en éxtasis 😉
      Un besito, guapa!

  • 3 años ago

    Que pasada de post!!!La tarta estupenda y los cupcakes una monada!!! Me lo llevo todo!! Un besoo

  • Me gu, me gu, me gu, dear Rosa.
    In the States, black forest cake is often processed and not authentic. Not this recipe. Your ingredients and technique sing. And, oh, those gorgeous cherries! You know the pastel is going to taste amazing when you spot fresh, well-ripened fruit of the vine.
    One problem, though… why am I not your next-door neighbor? Then, I could take black forest cake off your hands. Oh, it looks so scrumptious! 🙂
    Have a great week, amiga mia. Besos.

    • That’s exactly what I was wondering… I must admit we at home can’t deal with all my bakes and there are my neighbours, always willing to cooperate 😉
      I’m really pleased you liked this black forest cake of mine; it truly has been a great success!
      I hope you are doing well with your pregnancy; thanks a lot for staying tuned <3
      Un beso, preciosa!

  • PS I hope you took a sip of the delectable kirsch!

  • qué arte tienes!! para que luego digas que no eres muy del dulce… (ayer reaccioné tarde, lo leí pero no lo asumí, y luego ya en otros temas me dí cuenta de lo que habías dicho…). Pues menos mal porque si llegas a ser del dulce, no me quiero imaginar con qué nos sorprenderías!. Eres una artistaza!

    • Jajaja… Muchas gracias, Patri! Aún queda muuuucho por aprender, pero cada día es un paso más dado 😀
      Es cierto, me resisto mucho menos a un buen bocata de jamón con aceitito bueno de oliva en un buen pan casero que a un dulce, pero me encanta su elaboración. Y como huelen… A veces, haciendo las fotos, me llega ese olorcillo y se me nubla un poco el visor 😉
      Un besazo, preciosa!

  • 3 años ago

    Como siempre Rosa, adoro leerte y adoro observar detenidamente las increíbles fotos de tus increíbles recetas!!! Esta se merece una merecida ovación 🙂 🙂 Eres una artistaza!!!!
    Un besote fuerte guapetona y feliz miércoles ;P

    • Pues muchas, muchas gracias, Cruz! Además de sonrojarme me da mucho gustito leerte a ti también <3
      Encantada de que te haya gustado!
      Un abrazo, preciosa

  • 3 años ago

    Te ha quedado sensacional, preciosa y además debía estar deliciosa, con la de cerezas que tengo, creo que no podré pasar sin hacerla. UYn beso

  • 3 años ago

    Ohlàlà, ¡qué increíble! ¡Esto es un pecado! 🙂 Muchas gracias, Rosa, ¡salivando en la pantalla me tienes!

  • 3 años ago

    Impresionante!!!! pero no llegaría nunca a hacerla porque antes me comería todas las cerezas, seguro!!! jajajaja

    • Bueno, como está tan de moda, te la puedes comer deconstruida: primero las cerezas, luego un traguito de kirsch, un mordisquito al chocolate, una cucharada de nata… y así, así hasta zamparte la tarta completa 😉
      Muchas gracias, guapa!

  • 3 años ago

    Otra delicia….llego un poco tarde. Ya supongo, no quedan ni los rabillos de las cerezas 😉
    Se ve fantástica, esta es de la que cuando la sacas a la mesa, la gente suspira…
    Cuántas tentaciones nos traes,Rosa.
    Besos

  • 3 años ago

    ¿Fuera bikinis? Jajajajaja!! Me ha resultado liberador, y por supuesto, una buena manera de tostarnos las carnes por igual! Jajajajaja!! Preciosa la tarta, ya lo sabes. Las cupcakes monísimas, ya conoces lo que me gusta una cupcake! 😜 Besitos mil, Rosa!!

¿Quieres contarme qué te ha parecido? ¡Me encantaría conocer tu opinión! :)