Christmas Mince Pies {Tartaletas Navideñas Rellenas de Fruta}

El de hoy es un dulce del que, reconozco, nunca había oído hablar hasta hace bien poco: los requetebritánicos y archinavideños mince pies. Todo empezó en el súper (otra vez). Pero es que en cuanto me toca hacer la compra, no puedo evitar escanear cada estante como si no hubiera mañana para ser la primera en detectar ese nuevo ingrediente que han traído por primera vez, al que seguro que le encuentro un uso rápidamente y sin el que ya no podré vivir. Suelo darme una y otra vez de bruces con la realidad, pues el panorama se presenta básicamente monótono casi siempre. Casi. La compra de la semana pasada fue uno de esos “casis”.

Mince Pies

Pues andaba yo fichando una estantería nueva, colocada estratégicamente con motivo de las próximas fiestas navideñas, y, junto con los polvorones, bombones surtidos, panettone, turrones… descubro unos tarritos perfectamente alineados (me encantan los tarritos) del todo nuevos para mí. “Mincemeat” rezaba en la etiqueta (preciosa, por cierto; me encantan las etiquetas). Con alguna variación, viene a significar algo así como “carne picada”, pero aquello evidentemente no era carne y, para más aclaración, la lista de ingredientes prácticamente estaba compuesta por fruta y especias. Lo que no hizo más avivar mi curiosidad, ya de por sí tirando a animadilla. Móvil en ristre me dispongo a investigar eso qué es exactamente y por qué está junto con los dulces navideños (vicio mío ése de pasarme la vida consultándolo todo a la menor ocasión; benditos móviles! O no…). Y despejada la incógnita, me hice, sin más tardar, con uno (dos, en realidad) de aquellos seductores tarros, pues al momento supe que aquel descubrimiento estaba destinado a convertirse en una de mis próximas entradas en Pemberley. ¿Que qué fue lo que descubrí? Pues ahora mismo os cuento…

[AVISO IMPORTANTE: Otro dulce con historia; quien ya se la sepa o los conozca o no pueda resistir las ganas de ir al grano, puede pasar directamente a la receta, que no se lo tendré en cuenta.]

Mince Pies

Un mince pie (a veces también llamado minced pie, minced meat pie o mincemeat pie) es un pastelillo dulce típico del Reino Unido, consumido tradicionalmente en Navidad. Los mince pies suelen elaborarse cerrados y rellenos en su interior, pero existen también versiones al descubierto, más conocidas como mince tarts. Los mince pies se rellenan con mincemeat (de ahí la variedad de nombres), una conserva elaborada en la actualidad con manzana, fruta desecada (uvas pasas, pasas de Corinto, sultanas…), especias y grasa animal (sustituible por manteca vegetal). En ocasiones, el nombre de mince pie se emplea para denominar a los pasteles hechos realmente con carne picada, por lo que los elaborados con fruta pasan a llamarse Christmas mince pies y evitar así confusiones.

Mince Pies

Los pasteles de carne especiados se han elaborado en Inglaterra desde que los caballeros de las Cruzadas durante el siglo XII volvían a casa desde Oriente Medio cargados de especias. A la hora de elaborar estos dulces navideños, se comenzó a añadir también en el relleno frutas desecadas traídas igualmente de todos los rincones de Europa. (Curiosidad: la voz inglesa “currant” viene de “Corinth“, “Korintos” en griego; nuestras pasas de Corinto). Estos pasteles solían tener una forma rectangular, por lo que era frecuente referirse a ellos como “coffins” (hoy en día “ataúdes”; por aquel entonces, significaba simplemente “caja” hasta que a partir del siglo XVI comenzó a adquirir una connotación un poco más espeluznante).

Muchos son los que sostienen que, durante el mandato de Cromwell tras las guerras civiles inglesas a mediados del siglo XVII, entre una lista interminable de prohibiciones se encontraba el consumo de estos pasteles. Sin embargo, al contrario de lo que sostiene el mito popular, Cromwell nunca prohibió los mince pies, aunque sí que fueron repudiados por los puritanos. Durante la segunda mitad de siglo XVII, tras la Restauración de la monarquía inglesa, los mince pies volvieron a ocupar su lugar en las celebraciones navideñas. Pasaron a adoptar una forma más ovalada, aunque seguían siendo una única pieza que servir en porciones (¡algunos llegaban a pesar hasta casi 10 kg!). Todo apunta a que suponían más o menos el mismo trabajo y elaboración que hoy en día.

Christmas Mince Pies

La costumbre de comer Christmas mince pie por Navidad, continuó hasta la época victoriana, aunque para entonces ya se había convertido en un postre dulce (al abaratarse el azúcar que llegaba en grandes cantidades desde las plantaciones explotadas por esclavos del nuevo mundo). En la obra The Art of Cookery (1747) de Hannah Glasse, ya se explica detalladamente que la receta que aspire a “hacer los mejores mince pies” ha de contener 1 “modesta” libra (453 g) de azúcar junto con 50 manzanas, 4 libras de fruta desecada y 3 libras de grasa. La carne había empezado ya a ser opcional.

Mince Pies

Los mince pies que degustaban los habitantes británicos del siglo XIX tenían prácticamente el mismo sabor y la misma composición que los consumidos hoy en día, aunque, en ocasiones, ya se empezaba a elaborar en formato individual. Muchos pasteleros habían descartado ya la carne por completo, pero eso sí, solían emplear grandes cantidades de grasa animal para intensificar el sabor y la jugosidad de sus pasteles.

Es curioso como ya en el sigo XX, dos de las autoras de libros de cocina más destacadas del Reino Unido, Elizabeth David y Jane Grigson, siguen manteniendo puntos de vista bastante dispares con respecto a la inclusión o no de carne en el relleno de los mince pies (“mincemeat“).

Fuente: The Independent y Wikipedia

Mince Pies

Hoy en día, los mince pies siguen siendo un dulce muy popular durante las Navidades británicas, se elabore como se elabore. Yo he optado, por ser la primera vez y haberme enamorado del susodicho tarro, por el mincemeat en conserva (sin carne, con grasa). Pero quién sabe, a lo mejor el año que viene me lanzo y ¡lo preparo también en casa!

Christmas Mince Pies {Tartaletas Navideñas Rellenas de Fruta}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Pies & Tarts
Tipo de cocina: British
Raciones: 12
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para la masa quebrada (doble):

    Ver receta aquí y utilizar la receta completa.
Para el relleno:
  • 410 g (1 tarro) de mincemeat en conserva de buena calidad* (ver abajo la sección "Notas" para hacer tu propio mincemeat en casa)
Toque final:
  • Leche o clara de huevo para "pintar"
Elaboración
De la masa quebrada:

    Ver receta aquí. No requiere prehorneado.
Montaje y horneado:
  1. Precalentamos el horno (eléctrico) a 200ºC.
  2. Una vez elaborada la masa y refrigerada al menos durante 1 hora envuelta en film transparente, la estiramos con un rodillo enharinado sobre una superficie también enharinada hasta obtener una lámina de 1,5 mm aproximadamente. Iremos girando la masa poco a poco (unos 90º aprox. cada vez) conforme la vamos estirando para evitar que se pegue a la superficie de trabajo.
  3. Necesitaremos un molde para muffins con 12 cavidades (o dos moldes de 6). Si el molde no fuera antiadherente, hemos de engrasarlo previamente. Reservamos.
  4. Con ayuda de un cortapastas algo más grande que el diámetro de los huecos de nuestro molde (yo he usado uno de 10 cm Ø), cortamos 12 círculos y los colocamos con mucho cuidado dentro de cada hueco cubriendo bien el fondo y los laterales hasta el borde. Cubrimos con film transparente (no hace falta ajustarlo) y refrigeramos.
  5. A continuación, cortamos las 12 tapas con otro cortapastas más pequeño que coincida con la medida del hueco del molde (yo he usado uno de 6,5 cm Ø, pero creo que se ha quedado un pelín justito) y también refrigeramos de la misma manera que las bases de nuestras tartaletas.
  6. Mientras tanto, sacamos el molde con las bases del frigorífico y rellenamos cada hueco con una cucharada generosa de mincemeat. (ATENCIÓN: si los llenamos en exceso, corremos el riesgo de que rebosen durante el horneado y arruinen nuestros mince pies).
  7. Ahora humedecemos con agua los bordes de cada tartaleta con ayuda de un pincel de repostería y colocamos sus tapas correspondientes procurando que queden bien unidas a la base.
  8. Pintamos la superficie con leche con ayuda de un pincel y metemos en el horno.
  9. Horneamos durante unos 20-25 minutos o hasta que la superficie haya adquirido un tono dorado.
  10. Dejamos enfriar dentro del molde sobre una rejilla unos 10 minutos antes de desmoldar con mucho cuidado.

    Aún calientes están impresionantes, pero si sobrara alguno, se pueden conservar, ya fríos, en un recipiente hermético durante al menos una semana.
    Firma Rosa M Lillo

Notas
- Puedes comprar el mincemeat ya envasado (como yo), pero si te lanzas a prepararlo en casa seguro que la cosa no tendrá parangón (con bastante antelación, eso sí). Adaptando ligeramente la receta del Traditional Mincemeat de David Lebovitz, para 500 g (1 lb aprox.) de esta conserva necesitarás:
    · 115 g uvas pasas
    · 55 g sultanas
    · 115 g pasas de corinto
    · 25 g piel de naranja confitada finamente triturada
    · 55 g de grasa sólida picada (de ternera o cordero, pregunta a tu carnicero por la que recubre la zona de los riñones) o la versión vegetal
    · 110 g azúcar moreno (preferiblemente, dark brown sugar)
    · ¼ cucharadita de cada especia: nuez moscada molida, canela molida, clavo molido y allspice (pimienta de Jamaica) molida
    · Zumo y ralladura de ½ limón
    · Zumo y ralladura de ½ naranja
    · 1 manzana de mesa pequeña descorazonada y finamente troceada (no es necesario pelarla).
    · 1 ½ cucharadas de brandy
    - En una cazuela mediana, mezclamos bien todos los ingredientes a excepción del brandy, y calentamos a fuego medio hasta que se haya derretido la grasa y la mezcla haya cogido calor.
    - Retiramos del fuego y dejamos enfriar por completo.
    - A continuación, añadimos el brandy y mezclamos bien para que se impregne toda la mezcla.
    - Envasamos en un tarro previamente esterilizado (sumergido en agua hirviendo durante unos 40 minutos) y refrigeramos. Es conveniente dejar reposar un par de semanas antes de consumir. Dura todo un año en el frigorífico o en un lugar fresco y seco y alejado de la luz.
-El mincemeat también se puede emplear como acompañamiento en el relleno de la apple pie o apple crisp.
- Si quieres comerte tus mince pies siempre como recién hechos, mételos en el microondas a potencia media durante unos 15-25 segundos (ve comprobando cada 10 segundos, porque depende de cada micro).
- Día nacional del mincemeat: 26 de octubre.

Posts Relacionados

55 Comentarios

  • 3 años ago

    Que rico!!!
    Me apunto la receta y me encantan las fotos!!!
    Besinos guapetona!!

  • 3 años ago

    Muy interesante todo!!! y tienen una pinta deliciosa. Besos!!

  • 3 años ago

    Me encantan los mince pies, Rosa, de los postres navideños ingleses que más me gustan… Ahora, nunca me he lanzado a hacerlos yo misma, seguro que no tienen ni punto de comparación ya solo con la masa hecha en casa. Mi cuñado siempre solía traer en Navidades y solía acompañarlos con nata montada al Brandy. Calentitos, como has dicho… Buff, que rico…

    • Pues en casa somos unos completo iniciados y estamos encantados, la verdad! (dos tandas llevamos ya; esto no acaba bien…).
      Oye, tu cuñado es todo un ‘master’ en la materia, no?
      Muchas gracias, Maite 🙂
      Bss

  • 3 años ago

    Que pinta!!!

  • 3 años ago

    Que buena pinta!! Esta me la guardo para hacerla estas Navidades, tiene que estar riquíííísima!!

    • Pues a nosotros nos ha encantado (terminando ya la segunda ronda 😉 )
      Gracias por pasarte, Sara. Ya me contarás si te animas finalmente!
      Bss

  • 3 años ago

    Me encantan las fotos y la forma en que cuentas la receta.

  • 3 años ago

    Es como si me hubieras transportado…qué bien cuentas la historia! Y las fotos son impresionantes! Sólo me queda probarlos… jejeje 😉 Besotes!

  • 3 años ago

    Madre de dios, qué pinta tienen! ^o^

  • 3 años ago

    Rosa, mira que yo no soy mucho de compotas y mermeladas pero a estas tartaletas les hincaba yo el diente seguro!!! 🙂 Tienen una pinta espectacular y la presentación es puro amor!!
    Da gusto seguir tus recetas de lo bien trabajadas que están 🙂
    Un besito y feliz viernes!

    • He de confesar que cuando estoy trabajando en una receta voy un poco ensimismada hasta que la acabo porque se lleva gran parte de mi atención. Y me encanta. Por eso me entusiasma tanto que os llegue todo esa dedicación a los que me leéis así despacito 🙂
      Así que gracias siempre, Cruz, por hacérmelo saber.
      Feliz viernes a ti también <3
      Bss

  • Cada vez que visito tu Pemberley, me siento un poco como Elizabeth Bennet entrando en el Pemberley de Darcy. Siempre me sorprende como, cada vez, me sigue haciendo sentir en casa. Me encantan todas esas historias y dulces tan requetebritánicos (como Darcy 😉 ). Por no mencionar que has ganado mi corazón con las pinturas de Waterhouse <3

    • Ay, Cristina! Eres la invitada ideal 😉 Pero me encanta que me lo digas, porque en el fondo ésa es la intención tras cada post y es todo un orgullo que te llegue tal y como yo lo percibo…
      Así que pasa y acomódate, que estás en tu casa (sabía que te encantaría Waterhouse 🙂 )
      Un besazo

  • 3 años ago

    Pero si es que con estas fotos, estas recetas y estas historias como nos vamos a resistir!!! Por cierto a mi también me encantan los botecitos y las etiquetas jiji, si fuera por mi todo lo que viene en un tarro bonito se iría a mi cesta de la compra!! 😀 😀 como te digo siempre y no me canso, eres la mejor!! Un besito guapa!!

    • Es que eso es lo que yo pretendo, que no se resista nadie! 😀
      WOOOOOWWWWWWW, ¿¿¿¡¡la mejor!!??? Bueno, sé que lo decís porque sois muy buenas seguidoras (con todo lo que hay por ahí!), pero se agradece como si fuera verdad (pero ya os digo que esta tarde no habrá quien me aguante 😛 )
      Bss y feliz fin de semana!

      • 3 años ago

        No no, nada de decir es verdad que hay mucha gente a la que seguimos, muchas buenísimas y tenemos adoración por mucha gente. Pero yo personalmente tengo debilidad por este blog 🙂 un besote!

  • 3 años ago

    Con cada entrada me sorprendes más. Tienen muy buena pinta y deben de estar deliciosas!! Estas fiestas vienen también la cuñada y suegra de mi hermana (son escocesas), tienen buena mano para la cocina, les daré tu receta para hacerla con ellas. Quizás ya conocen la receta!! Pero bueno, si hay alguna cosilla que digan te lo haré saber. Yo estas fiestas las tengo que probar. Por tus fantásticas fotos, deben de estar ricas, ricas! Un beso

    • Vas a poner a prueba mi receta con tus familiares escoceses? ¡Qué corte! no? 😉 En fin, mil gracias por la confianza; si las haces finalmente, ya verás como las fotos palidecen al lado de uno de estos al natural! Los acabo de descubrir y ya me han conquistado. Amor al primer mordisco 😉
      Bss

      • 3 años ago

        Que no te de miedo!! Que tu receta es genial y verás como se quedan con la boca abierta!! Me estás haciendo la boca agua!! Que ganas de que llegue Navidad!!
        Un besazo guapa:)

  • Me encanta las photographías. Que deliciosa receta. Besos – Shanna

  • 3 años ago

    Mmmm! Que rico! 😀 Tu siempre me sorprendes!
    Besines!!!

  • ThatLittleWhiteDress
    3 años ago

    Oh wow. You always bake the most amazing food!!
    🙂 x

  • 3 años ago

    Nos parece interesantísima toda la historia de los mince pies. Y nos en-can-ta la receta. En alguna ocasión habíamos visto por la red alguna que otra mención de estos dulces. pero ahora que vemos tu receta, nos la quedamos. Éstos caen segurísimo, acabamos de descubrir un tesoro. Aunque también hay que tener en cuenta nuestra debilidad por la repostería británica…
    Un abrazo grande.

    • Entonces sois totalmente de las mías!
      Cómo me alegro de que os haya gustado esta entrada; ha sido bastante especial. Si los hacéis, porfa, contadme, ok? Por aquí se han vuelto adictivos!
      Muchas gracias, chicas, por vuestro comentario; sois geniales!
      Bss

      • 3 años ago

        Que no te quepa la menor duda. Estamos deseando ponernos con ellos.
        Y te contaremos con mucho gusto nuestra experiencia.
        Un besito, preciosa.

  • 3 años ago

    Me encantan tus investigaciones ¡y tus damas prerrafaelitas! Me he quedado impresionada con el origen de “currant”, ¡madre mía, cuántas cosas aprendo aquí en este blog!
    Y la receta, deliciosa como siempre, ¡un abrazo!

    • Ves? A que las recetas son como mapas del tesoro? Se encuentra una cada cosa en el camino antes de dar con la X que marca el lugar… A mí me ha impresionado bastante el uso de coffins en aquellos años!
      Mil gracias, bella Chitty 😀
      Bss

  • 3 años ago

    Te han quedado unas fotos tremendamente preciosas, y las tartajeas increíbles. Por fin NAVIDAD! 😀
    Mua!!

  • 3 años ago

    Qué ricos, Rosa.
    No conocía la historia, me ha gustado aprender un poquito.
    Yo me veo reflejada mirando los tarros en el super…pero tomo nota de la receta y la haré en casa.
    Ah, lo que recomiendas para comerlos como recién hechos, supongo son 10 segundos en el micro, ¿no?
    Un besazo

    • Oops! Sí, son SEGUNDOS!!! Ufff, gracias por avisar; ya está corregido! Estoy fatal…
      Un placer tenerte por aquí! Si los haces finalmente, ya me cuentas qué te parecen.
      Bss

  • 3 años ago

    Oh que buenos! He estado viviendo en Inglaterra y me encantaban estos.

  • 3 años ago

    Estupenda y educativa entrada! 😉 A ver si un día de estos me animo a hacer una prueba Pre-navideña! Feliz semana!

    • Gracias! Me encanta que haya captado tu atención. Aunque yo creo que he llegado a ese punto de no retorno navideño 😉
      Igualmente y a ver si veo ese prueba tuya!
      Bss!

  • 3 años ago

    Nunca había oído hablar de mincemeat, pero viendo el resultado tendré que buscar por los supers a ver si también la encuentro!!
    Un beso!

    • Yo tampoco lo conocía (en Alicante sólo la he visto este año en Carrefour y ahora en Navidad), pero eso significa que las posibilidades de descubrir siempre cosas nuevas son infinitas!!! Habrá que estar alerta 😉
      Bss

  • 3 años ago

    Y esta que me la habia perdido???? Nunca los he probado, gracias por la historia y las fotos, muy cuidadas como siempre 🙂

    Besoss

  • 3 años ago

    They look soft, flaky and ready to eat. The photos are so good. Everything here is so appetizing. You truly have a gift for baking and taking photos. I have enjoyed drooling…

    • Awww, Liz, you make my day every time you leave me a comment! What I do know is that I love baking; I enjoy myself so much I’d be mixing, beating, whisking and stirring all day long. Photos just show what I feel for my bakes 😉
      I’m so glad you drooled over my mince pies…
      I could never thank you enough for your being there <3
      Besos

¿Quieres contarme qué te ha parecido? ¡Me encantaría conocer tu opinión! :)