White Cake in Black & White {Tarta Blanca en Blanco & Negro}

En casa reservamos las celebraciones importantes para ponernos manos a la obra con una nueva layer cake. Siempre supone todo un reto y una aventura, pues según sea el tipo de celebración o la persona a la que vaya destinada, hay que pensar en un tipo de tarta u otro, el sabor, el color, la cobertura (si va a llevar), la decoración… Y éste era el momento perfecto para hacer una white cake. ¿Por qué ahora y por qué esta tarta?

White Cake (Tarta blanca)

Pues bien, siempre me han parecido preciosas, con ese aspecto tan sutil y delicado… Y es que este tipo de tartas se denomina así, white cake (tarta blanca, como bien avanza ya su nombre) porque no se incluyen las yemas de huevo en la masa del bizcocho, resultando así un tono más pálido y una textura ligera y esponjosa, casi como una nube. En definitiva, un suculento bocado para el paladar. ¿No es perfecta en su sencillez?

My piece of cake

Lo cierto es que ésta es todo un clásico entre las recetas de tartas americanas. Siempre es conveniente tener a mano una buena receta básica como esta; dan tanto juego… Las puedes montar y decorar a tu gusto y hasta colorear (desde el blanco es mucho más fácil obtener el color deseado). Así que son ideales para casi cualquier celebración. Y bueno, tratándose de una white cake, como podréis imaginar, son perfectas como tartas nupciales.

Con muchas virutas de chocolate
Tarta blanca rellena de grosellas

Pero no, no se trata de una boda esta vez, sino de una celebración cumpleañera muy esperada en casa. Y bueno, como además está haciendo este frío y llega la Navidad, el blanco, así tal cual, también parece un color más que idóneo para la ocasión. Espero que os haya gustado esta white cake; un poco no tan «white» en realidad, con ese relleno de frambuesas frescas y esas indecorosas (y generosas) virutas de chocolate. (¡Ooops, creo que se me ha ido la mano…!).

White Cake with chocolate shavings
Y hoy no me alargaré más que tengo que volver a la fiesta . ¡Nos vemos pronto!

White Cake in Black & White {Tarta Blanca en Blanco & Negro}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Layer Cakes
Origen: American
Raciones: 10-12
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el bizcocho:
  • 260 g (2 ¼ cups) de harina de repostería
  • 4 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
  • 350 g (1¾ cups) de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • 170 g (1 ½ sticks - 12 cucharadas) de mantequilla sin sal (dejaremos que pierda el frío de la nevera, pero debe seguir firme al tacto)
  • 6 claras (200 g - ¾ cup) de huevo (L)
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el bizcocho:
  • 260 g (2 ¼ cups) de harina de repostería
  • 4 cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
  • 350 g (1¾ cups) de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • 170 g (1 ½ sticks - 12 cucharadas) de mantequilla sin sal (dejaremos que pierda el frío de la nevera, pero debe seguir firme al tacto)
  • 6 claras (200 g - ¾ cup) de huevo (L)
  • 240 ml (1 cup) de leche entera
  • 1 cucharadita de extracto de almendra
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
Para el ganache de chocolate blanco:
  • 200 ml (7/8 cup) de nata líquida para montar (mín. 35% MG)
  • 360 g (12 ½ oz) de chocolate blanco (mín. 33% MG)
Para el relleno:
  • 150 g (>1 cup - ½ pint) de grosellas
Para la decoración:
  • 170 g (6 oz) de chocolate negro (mín. 50% cacao) en virutas y/o lascas
Elaboración
Del bizcocho:
  1. Precalentamos el horno (eléctrico y sin aire) a 175ºC y colocamos la rejilla a media altura.
  2. Engrasamos bien (fondo y laterales) 2 moldes redondos para tartas de 20 cm (8") de Ø, preferiblemente, con base desmontable. Recortamos el papel de horno con la forma de la base de los moldes (usamos una base como plantilla; es más fácil y rápido si doblamos el papel en 2 y recortamos sólo una vez) y colocamos los 2 círculos en el fondo de cada molde. Engrasamos también sobre el papel. Reservamos.
  3. En el cuenco de nuestra amasadora, equipada con el accesorio de pala (o en un cuenco grande), tamizamos la harina y la levadura química. Añadimos el azúcar y la sal y mezclamos a velocidad baja hasta combinar por completo.
  4. Añadimos la mantequilla y seguimos mezclando lentamente hasta obtener una textura algo granulada y húmeda, sin restos visibles de harina por mezclar (unos 5 minutos).
  5. Mientras tanto, en un cuenco mediano, mezclamos la leche, las claras de huevo y los extractos con ayuda de unas varillas hasta combinar por completo.
  6. Agregamos casi toda la mezcla de leche, claras y extractos (reservamos unos 120 ml - ½ cup) y mezclamos a velocidad media-alta durante unos 1,5 minutos.
  7. Terminamos de incorporar el resto de leche y seguimos mezclando durante 30 segundos más. Con ayuda de una espátula de silicona, despegamos los restos de masa de los laterales y fondo del cuenco y volvemos a mezclar a velocidad media-alta durante los últimos 20 segundos.
  8. Dividimos la masa entre los 2 moldes en partes iguales. Con ayuda de una espátula pequeña, o el reverso de una cuchara, alisamos las superficies lo máximo posible y damos unos golpecitos a los moldes contra la encimera de la cocina para evitar que se formen burbujas de aire en su interior.
  9. Colocamos los moldes en el horno separados entre sí y de las paredes lo máximo posible y horneamos durante 30-35 minutos aproximadamente o hasta que al insertar una brocheta o cake tester en el centro de las tartas salga totalmente limpia y sin migas pegadas. En cualquier caso, nunca abriremos el horno hasta que no lleve al menos ¾ del tiempo total de horneado. Durante los últimos 5 minutos, iremos comprobando cada 2 minutos; no queremos una miga seca.
  10. Retiramos del horno y dejamos enfriar dentro de los moldes durante al menos 10 minutos sobre una rejilla.
  11. Pasado este tiempo, desmoldamos y dejamos enfriar sobre la rejilla por completo bocabajo (unas 1,5 horas).
  12. Una vez se hayan enfriado del todo, envolvemos por separado cada bizcocho en film transparente y refrigeramos al menos durante una hora (preferiblemente toda la noche); de esta forma, se asentará mejor la miga.
Del ganache de chocolate blanco:
  1. Troceamos el chocolate y lo reservamos en un cuenco resistente al calor.
  2. En un cazo mediano, llevamos la nata líquida a ebullición removiendo de vez en cuando.
  3. Inmediatamente vertemos la nata sobre el chocolate troceado y dejamos reposar sin remover durante unos minutos.
  4. Con unas varillas o una cuchara de madera removemos suavemente (tratando de no incorporar aire al ganache) hasta que todos los ingredientes se hayan combinado completamente y tengamos una crema suave y homogénea. Hemos de evitar mezclar en exceso o nuestro ganache acabará lleno de burbujas de aire y con un aspecto arenoso muy poco atractivo.
  5. Lo cubrimos con film transparente (es preferible que toque la superficie del ganache para que no se forme una película amarillenta en su superficie). Cuando haya perdido el calor, refrigeramos durante al menos 1 hora. Durante este tiempo iremos removiendo de vez en cuando hasta que adquiera una consistencia "untable". Para poder decorar nuestra tarta; deberá tener una consistencia algo densa, pero no sólida.
  6. Una vez frío, lo montamos con unas varillas a gran velocidad, como si de nata se tratara. Este paso es opcional, pero si queremos una textura más esponjosa, el resultado es impecable.
De la decoración con virutas de chocolate negro:
  1. Troceamos el chocolate y lo derretimos.
  2. Inmediatamente, y con la ayuda de una espátula larga, lo extendemos sobre una superficie lisa, dura y resistente al calor (yo he usado el reverso de la bandeja del horno), formando una capa lisa y fina (1 mm aprox), y dejamos enfriar justo hasta que se endurezca.
  3. Ahora colocamos un cuchillo grande (también sirve un cortador del queso) perpendicular a nosotros, inclinamos la hoja unos 45º (o menos) y vamos "rascando" hileras de chocolate, empezando por la parte más alejada y en dirección hacia nosotros. Si la capa de chocolate tiene un grosor normal, obtendremos virutas; si es muy fina, pequeñas lascas.
  4. Reservamos en una fuente lejos del calor.
Montaje de la tarta:
  1. Si fuera necesario, con un cuchillo de sierra largo o lira recortaremos los bizcochos lo justo para igualar y nivelar las superficies. Con la ayuda de un pincel de silicona limpiamos los bizcochos suavemente de las posibles migas sueltas que hayan podido quedar.
  2. Dejamos caer una pequeña cantidad de ganache sobre la base sobre la que vamos a montar nuestra tarta (así nos aseguramos de que no se mueva mientras trabajamos) y colocamos el primer bizcocho bien centrado y bocabajo.
  3. Aplicamos sobre la superficie del bizcocho una fina capa de ganache con una espátula pequeña o un cuchillo plano.
  4. Repartimos las grosellas sobre la capa de ganache hasta cubrirla por completo.
  5. A continuación, aplicamos una fina capa de ganache sobre la cara que irá bocabajo del segundo bizcocho (de esta manera no resbalará sobre las grosellas) y lo colocamos bien centrado sobre la capa de fruta.
  6. Con una espátula larga y plana extendemos ahora una fina capa o crumb coat de ganache de chocolate (no es necesario que esté perfecta) por toda la tarta (parte superior y laterales) y la introducimos durante unos 30 minutos.
  7. Mientras esperamos, podemos ir preparando las lascas de chocolate negro para la decoración final (sección anterior). Reservamos.
  8. Retiramos nuestra tarta del frigorífico y pasamos ya a recubrirla por completo con el resto del ganache empleando una espátula larga y plana. Trataremos de alisar las superficies lo máximo posible.
  9. Decoramos nuestra white cake con unas cuantas (o muchas) virutas de chocolate negro y ¡lista para celebrar!

    Una vez montada nuestra tarta, la debemos conservar cubierta y refrigerada, pero la sacaremos del frigorífico unos 20-30 minutos antes de servir.
    Firma Rosa M Lillo
Notas
- El ganache de chocolate blanco es un poco más conflictivo que el de chocolate negro; debido a la diferencia en la cantidad de materia grasa (MG) de este tipo de chocolate, la proporción es de 3:1 habitualmente (en vez de 1:1, como en el caso del ganache de chocolate negro). Es decir, que por cada 3 partes de chocolate blanco, necesitaremos 1 parte de nata líquida. Aunque finalmente siempre dependerá de la cantidad de MG que contengan ambos ingredientes, pues hay mucha variedad en el mercado.
- Si nunca has hecho virutas de chocolate, has de saber que es mucho más fácil de lo que parece. La primera puede no salir como esperamos, pero conforme vayas haciendo, irás viendo lo bien que resultan y lo sencillo de la técnica.

Receta adaptada de The Perfect White Cake de I am Baker

Posts Relacionados