Pan especiado de calabaza con nueces pecanas {y un aire de otoño}

in english

A pesar de haber dicho en posts anteriores que no estaba muy «calabacera» este año, todos sabemos perfectamente que era sólo cuestión de tiempo que, antes o después, acabara cayendo alguna receta con esta hortaliza tan popular en estos tiempos. Supongo que ciertas cosas son inevitables…

Bizcocho de calabaza especiado

He de decir que este pan especiado de calabaza es verdaderamente jugoso y lleno de matices, gracias, entre otras cosas, a una buena lista de especias incluidas entre sus ingredientes, todas ellas excepcionales. Al primer bocado, te costará creer que semejante exquisitez haya salido de tu horno después de tan mínimo esfuerzo. Pero ¿te imaginas el cuadro completo? El mío sería algo así: me preparo un trozo de pan de calabaza (o dos, o aun mejor, uno bien grande, de forma que mi conciencia quede tranquila, que por un solo trozo no pasa nada…), un vaso de leche o de chocolate caliente, o lo que sea que me apetezca en ese momento, mi manta de sofá preferida y un libro. Y a disfrutar del momento…

Pan especiado de calabaza con nueces pecanas

Lo siento, pero esto me ha recordado, inevitablemente también, la primera vez que leí el libro Never Let me Go (Nunca me abandones en español), de Kazuo Ishiguro. Nada me habría reconfortado más que haber acompañado su lectura con un buen trozo de este delicioso pan de calabaza. Así que imagino que tendré que releerlo y zanjar ese punto… No sabría explicar con precisión cuál es el argumento de esta intrigante novela en solo unas cuantas palabras, pero sí que me fascinaron la atmósfera recreada y esa sensación de anticipación a lo largo de toda la trama que no terminaba de resolverse; era casi sobrecogedor. No sé que tienen estas historias sobre distopías que me hacen sentir extrañamente a gusto y reconfortada. Puede que no diga más que sinsentidos. Pero es que los gustos literarios son así, tan personales y variados que estoy convencida de que no merece la pena siquiera tratar de buscarle la lógica al asunto.

Pues esa inevitabilidad de la que os hablaba antes ha resultado también en una pequeña superproducción de puré de calabaza casero, lo que siempre es una magnífica noticia. Así que después de este pan de calabaza especiado toca pensar en qué otra(s) receta(s) preparar con él en breve. ¿Serán pancakes, muffins, un bizcocho, una cheesecake, cookies, quizás alguna tarta…? Mientras me decido, os dejo con aún mejores noticias; los restos de puré de calabaza aguantan en la nevera como una semana y hasta tres meses congelados. Si es que ya lo sabía yo; después de ésta, me espera una temporadita cargada de recetas calabaceras…

Pan especiado de calabaza con nueces pecanas
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Loaves
Origen: American
Raciones: 1 loaf
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el bizcocho:
Para el glaseado de naranja (opcional):
  • 60 g ( ½ cup ) de azúcar glass
  • ¼ cucharadita de cardamomo molido
  • 1½ - 2½ cucharaditas de zumo de naranja recién exprimido
Elaboración
Del bizcocho:
  1. Precalentamos el horno (eléctrico) a 175ºC (350º F) y colocamos la rejilla del horno a media altura.
  2. Engrasamos bien un molde rectangular para loaves de unos 23 x 13 cm (9" x 5") y reservamos.
  3. En un cuenco amplio, mezclamos, con ayuda de unas varillas, la harina, la levadura química, el bicarbonato sódico, las especias y la sal hasta combinar por completo. Reservamos.
  4. En el cuenco de nuestra amasadora, equipada con el accesorio de pala, (o en otro cuenco, también amplio), batimos enérgicamente los huevos con el azúcar moreno durante unos 3-5 minutos hasta que la mezcla espese y aclare su color.
  5. Seguidamente, agregamos el aceite progresivamente sin dejar de batir hasta conseguir una mezcla homogénea.
  6. A continuación, añadimos el buttermilk y el extracto de vainilla y mezclamos hasta que quede todo perfectamente combinado.
  7. Incorporamos ahora el puré de calabaza y mezclamos suavemente hasta que quede bien repartido por toda la masa y obtengamos un color uniforme.
  8. Hacemos un hueco en el centro de los ingredientes secos que teníamos reservados (ver punto 3) y vertemos la mezcla anterior toda de una vez. Con ayuda de una espátula de silicona o de una cuchara de madera mezclamos a mano minuciosamente pero con suavidad hasta que no queden grumos ni restos visibles de harina en la masa.
  9. Finalmente, añadimos las nueces, previamente troceadas, y removemos hasta repartir de manera uniforme por toda la masa. (Podemos reservar algunas nueces enteras para decorar una vez horneado).
  10. Vertemos la masa en el molde, previamente engrasado, y damos unos golpecitos contra el banco o la mesa de la cocina para liberar las posibles burbujas de aire que haya podido quedar atrapadas en el interior de la masa.
  11. Horneamos durante uno 55-60 minutos o hasta que, al insertar una brocheta o cake tester en el centro, ésta salga limpia.
  12. Retiramos del horno y dejamos enfriar dentro del molde unos 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla (especialmente, si queremos glasear nuestro pan de calabaza).
  13. Si no vamos a aplicar el glaseado, podemos decorarlo con unas cuantas nueces pecanas partidas por la mitad.
Del glaseado de naranja (opcional):
  1. Mientras se enfría nuestro pan especiado de calabaza, vamos tamizando el azúcar glass y lo mezclamos en un cuenco pequeño con el zumo de naranja y el cardamomo molido hasta que el azúcar se haya disuelto. La mezcla ha de tener una consistencia densa, similar a la de la miel en invierno. Si quedara demasiado espesa o demasiado fluida, añadiremos un poco más de zumo o de azúcar glass respectivamente hasta lograr la consistencia deseada.
  2. Dejamos caer sobre el bizcocho, ya completamente frío, hasta que caiga generosamente por los laterales.
  3. Esperamos a que se solidifique y servimos.

    Se conserva durante 3-4 días bien cubierto a temperatura ambiente.
    Firma Rosa M Lillo
Notas
- El uso de especias es fácilmente adaptable a los gustos personales de cada cual.
- Este pan especiado de calabaza cobra un significado totalmente imposible de expresar con palabras si, a todo lo anterior, le añadimos unos chips de chocolate; con unos 85 g ( ½ cup ) sería suficiente. En caso de tenerlo claro, los añadiríamos junto con las nueces.

Posts Relacionados