Lemon Ricotta Waffles {Gofres de Ricotta y Limón}

Uno de los últimos y más reveladores descubrimientos en cuanto a recetas se refiere, fue darme cuenta de que el placer de saborear un buen gofre no tenía por qué acabar después de probar la clásica y venerada versión por todos conocida: los tradicionales gofres belgas. Existe, sin embargo, todo un mundo ilimitado de posibilidades a la hora de diseñar tu gofre favorito. Para poder dar fe de esta nueva dimensión gofrera, plhe empezado preparando estos Lemon Ricotta Waffles (o gofres de ricotta y limón), que si bien han superado con creces todo mi inicial escepticismo, aún no puedo asegurar que vayan a ser mis favoritos hasta que no haya probado unas veinte o treinta versiones más…

Lemon Ricotta Waffles (Gofres de ricotta y limón)

¿Y qué es realmente lo que diferencia a unos de otros? Para empezar, su lugar de nacimiento. Esta sencilla y tremendamente versátil versión es la más extendida en territorio estadounidense, donde, además de incorporar toda una gama interminable de combinaciones posibles entre distintos ingredientes (tanto dulces como salados), se opta por la levadura química (o polvos de hornear tipo Royal) en lugar de la levadura de panadero. Esta variación, además de ampliar tus horizontes gofreros, convierte el placer de saborear un buen gofre casero en algo verdaderamente viable en casos de tiempo o ánimos reposteriles reducidos, pues nos evitamos los levados de la masa y sus consiguientes esperas sin renunciar a un ápice de placer.

Lemon Ricotta Waffles (Gofres de ricotta y limón)

Otra curiosidad con respecto a esta otra alternativa es la considerable reducción en cuanto a la cantidad de azúcar utilizada. Aun así, el resultado final es francamente exquisito, sorprendentemente muy similar a la de las icónicas tortitas o pancakes americanos, solo que en lugar de utilizar una plancha o sartén, necesitaremos una gofrera, consiguiendo así ese típico diseño inconfundible que él solo se sobra y se basta para hacernos la boca agua con su mera presencia.

Lemon Ricotta Waffles (Gofres de ricotta y limón)

Así que ahí está la clave, mezcla tus ingredientes como si fueras a hacer pancakes y conviértelos en unos formidables gofres tan solo sustituyendo la plancha (o sartén) por la gofrera. ¿Es o no un descubrimiento revelador? Como podréis imaginar, ahora no puedo dejar de maquinar nuevas posibilidades, arándanos y buttermilk, calabaza y chocolate, plátano, avena y frambuesas, manzana y canela, integrales… ¡No sé ni por dónde seguir!

Os puedo asegurar de desde aquí llego a oír cómo vuestras cabecitas están siguiendo el mismo razonamiento que la mía. Así que, si aún no os habíais decidido a haceros con otro cachivache más que añadir a vuestra ya descontrolada colección, que además necesitará un hueco en algún espacio inexistente en vuestra cocina, pensad que las casas vienen con más habitaciones y que lo podéis guardar donde sea; el verdadero e indispensable propósito ahora es poder preparar todos los gofres que te apetezcan como y cuando te apetezcan. A mí me parece suficiente argumento.

Lemon Ricotta Waffles (Gofres de ricotta y limón)

De acuerdo. Si después del párrafo anterior has decidido que no volverás a visitar el blog jamás, pues ahora mismo te encuentras con que sientes que tienes una necesidad creada con la que no contabas al empezar a leer el post, de verdad que lo entiendo. Y sentiré no volver a verte, pero todo es más llevadero con un par de estas preciosidades contemplándome desde el plato 😉 Así que, ¡hasta muy pronto!

Lemon Ricotta Waffles (Gofres de ricotta y limón)

Lemon Ricotta Waffles {Gofres de Ricotta y Limón}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Breakfast, Brunch & Tea
Tipo de cocina: American
Raciones: 8 gofres
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)

  • 130 g (1 cup) de harina de trigo floja
  • 1 ½ cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 cucharada de semillas de amapola
  • 35 g (3 cucharadas) de azúcar blanco
  • Ralladura de 1 limón mediano
  • 75 g (⅓ cup) de ricotta
  • 120 ml (½ cup) de leche
  • 1 huevo (L)
  • 55 g (¼ cup) de mantequilla sin sal
  • 30 ml (2 cucharadas) de zumo de limón recién exprimido
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
Elaboración
  1. Empezamos derritiendo la mantequilla y dejamos que se temple a temperatura ambiente.
  2. Mientras tanto, en un cuenco pequeño mezclamos la ralladura de limón con el azúcar, friccionando bien con la yema de los dedos para que se liberen los aceites contenidos en la piel de la fruta hasta combinar por completo. Reservamos.
  3. En un cuenco grande, añadimos la harina, la levadura química, el bicarbonato sódico la sal y las semillas de amapola y mezclamos bien con unas varillas hasta combinar por completo. Reservamos.
  4. En otro cuenco grande aparte, también con las varillas, mezclamos enérgicamente los huevos, el queso ricotta, la leche, el extracto de vainilla, el zumo de limón y la mantequilla ya templada hasta conseguir una textura cremosa y uniforme.
  5. Seguidamente, añadimos el azúcar aromatizado al cuenco con los ingredientes secos (punto 3) y combinamos hasta combinar por completo.
  6. A continuación, agregamos los ingredientes húmedos (punto 4) a la mezcla anterior de ingredientes secos y mezclamos suavemente con ayuda de una espátula de silicona o una cuchara de madera lo justo hasta que quede todo más o menos integrado, pero sin llegar a mezclar en exceso. De hecho, si quedara algún pequeño grumo sin disolver, no deberíamos caer en la tentación de seguir y seguir hasta conseguir una masa suave y lisa.
  7. Engrasamos nuestra gofrera con una pizca de mantequilla y la ayuda de un pincel de cocina y la precalentamos según las indicaciones del fabricante.
  8. Una vez caliente, dejamos caer unos 60 ml (¼ cup) de masa en cada receptáculo, cerramos y dejamos que se doren ligeramente por ambas caras hasta acabar con la masa. Entre tanda y tanda, lo más conveniente de conservar el cuenco con la masa sobrante en el frigorífico, pues así ralentizamos la acción del bicarbonato al entrar en contacto con los ácidos del limón mientras no la estamos utilizando. También engrasaremos el interior de la gofrera después de cada uso.
  9. Conforme vayamos retirando los gofres ya hechos de la gofrera, los iremos depositando sobre rejilla hasta terminar. Recién hechos y en caliente, los gofres pueden resultar algo frágiles, así que los sacaremos de la gofrera con sumo cuidado con la ayuda de una espátula plana.
  10. Servimos aún calientes solos o combinados con nuestros acompañamientos preferidos; a mí me encanta añadir una buena dosis de sirope de arce o de Golden Syrup, pero también combinan a la perfección con nata montada, helado, mermelada, miel, fruta fresca, etc.

    En el hipotético e improbable caso de que sobraran algunos gofres, los conservaremos a temperatura ambiente bien cubiertos y resguardados del aire 2-3 días. Para recalentarlos, podemos simplemente colocarlos sobre la plancha precalentada o la tostadora.
    Firma Rosa M Lillo
Notas
- Los gofres se pueden congelar sin problema. Envuélvelos individualmente en film transparente y papel de aluminio. Para descongelarlos, colócalos directamente sobre la tostadora o en el horno.
- Días del gofre: 25 de marzo (Suecia) y 24 de agosto (EEUU)

 

Posts Relacionados

24 Comentarios

  • alicia
    2 años ago

    Qué pinta más exquisita!!! (y qué ‘ligeros’ parecen… todo lo ligero que puede parecer un gofre :)) Conmigo has acertado de pleno cuando te has imaginado al lector recreando combinaciones; no puedo ni imaginar lo que tiene que ser ese calabaza & chocolate y manzana-canela… Hala, aquí me quedo, con ellos en la cabecita..

    • Super ligeros, jejeje… Bueno, más que los de los puestos callejeros, pero menos que una acelga 😛 Imagina, imagina, que yo te sigo…
      Un besazo, preciosa!

  • Cris Unpedacitodecielo
    2 años ago

    Que bonitura, j´amía!! me encanta, y tengo muchísimas ganas de meterme en el mundo gofre, así que me quedo con la receta, un beso guapa!

    • Ayyy… qué emoción leerte, Cris! 😀 Tú métete y luego me cuentas; cuando la debilidad se convierta en vicio entenderás lo que digo… 😛
      Un besazo, guapa!

  • 2 años ago

    Una preciosidad de gofres y un gran descubrimiento, no los he preparado nunca así que no tenía ni idea de lo que fáciles que eran de preparar, con la de pancakes que suelo hacer. A por la maquinita, pues. 😘

  • M
    2 años ago

    Hola.
    Donde has comprado la gofrera? La puedes enseñar?
    Las que encuentro son de forma cuadrada..

    • La gofrera la compré en la tienda online de María Lunarillos. También las he visto en grandes almacenes y en ferreterías. La mía es cuadrada también, con dos compartimentos. Espero haberte servido de ayuda.
      Un abrazo M, y gracias por pasarte por aquí 😀

  • 2 años ago

    Desde que lo vi en un instagram, no puedo parar de pensar en estos! Que combinación mas rica: ricotta y limon. Y encima en un gofre! Ojala podria compartir uno contigo <3

    • Ojalá!
      Pues algo así me pasó a mí también, así que ahora no dejo de pensar en posibles gofres… Es grave, doctor? 😛

      • 2 años ago

        Haha gravisimo. Yo cuando hago deporte lo que pienso internamente no es el deporte, pienso en comida. Es grave doctor?

      • Lo tuyo sí que es serio, Sofía! 😛

  • 2 años ago

    Can I have some for breakfast? It looks very appetizing. Enjoy the rest of the week!

  • Tetus
    2 años ago

    Qué buena pinta ( como todas las tuyas) tiene esta receta . Tengo que hacerla también aunque no tengo Gofrera
    Pero la compro mañana mismo
    Gracias y. Más bsss
    Tetus

  • 2 años ago

    Yo siempre había pensado que los gofres iban con levadura de panadería pero veo que estos tienen una pinta sensacional. Ahora tendré que plantearme si comprar o no la gofrera, ¡ya no me caben más trastos en casa!
    Las fotos absolutamente preciosas, enhorabuena.

    • Muchísimas gracias, Clara, no sabes lo que me alegra saber que te haya gustado esta propuesta 😀
      Yo tampoco conocía la versión rápida de los gofres americanos con levadura química, pero te aseguro que son una gozada, distintos, pero igualmente ricos. Lo de los trastos se me va de las manos a mí también… 😉
      Un beso y que disfrutes del fin de semana!

  • 2 años ago

    Me encantan Rosa! Y sobre todo el maridaje “citron et pavot” (oups! pardon my French) que me pirra. Te admito que tengo una gofrera horrible y nunca me decidí a comprar una de las buenas para las recetas clásicas de “gaufre liégeoise”, y todavía tengo remordimientos de conciencia! Esta receta la podría hacer aquí aunque sea con mi gofrera cutre, ya esto rezando para que llegue pronto el barco con mis cachivaches de cocina!!! Oye, qué tipo de gofrera utilizas tú? Qué modelo?

    • No sé cómo de “horrible” será tu gofrera, pero mientras no se quede todo pegado, seguro que sirve 😉 La mía es muy sencillita: dos planchas con un par de compartimentos. Ni siquiera es eléctrica; se coloca sobre el fogón directamente y hace su función a las mil maravillas.
      Yo también me pirro por la combinación semillas de amapola y cítricos y en versión gofre, quedan de muerte!

  • 2 años ago

    Madre mía esto tiene que estar brutal! Yo no tengo gofrera pero creo que voy a tener que incorporarla a mi cocina porque vaya recetas me estoy perdiendo…Una delicia.
    Besos!

    • Muchas gracias por dejarte tentar un poco por estos gofres. Yo creo que esa gofrera que aún no tienes está pidiendo a gritos un hogar… 😉
      Un beso, preciosa!

  • Malena
    2 años ago

    No había visto esta receta. Mira que yo no soy muy fan de los waffles pero estos me dan ganas de probarlos 😉

    • Te entiendo perfectamente! Si es que se comen casi solos! 😀
      Gracias, Malena; siempre es un placer reconvertir a los no fans… 😉
      Un beso

¿Quieres contarme qué te ha parecido? ¡Me encantaría conocer tu opinión! :)