Chocolate Chip Cookies {Galletas con Pepitas de Chocolate}

La receta que os traigo hoy es todo un clásico de la repostería americana, las icónicas chocolate chip cookies. Y si os han gustado las historias que envuelven algunas de las recetas que ya he publicado anteriormente, espero que la de hoy no vaya a ser menos, porque ésta también tiene un pasado. Las galletas con trocitos de chocolate se han hecho tan famosas hoy por hoy que parece hasta un cliché que se inventaran por casualidad (si es que tal cosa existe…).

Chocolate Chip Cookies {Galletas con Chips de Chocolate}

original_chocolate_chip_cookie_recipe
Original recipe scanned by ©Laura Flowers from Ruth Wakefield’s Toll House Tried and True Recipes, 5th printing (1941)

Según parece, Ruth Graves Wakefield, quien regentaba la Toll House Inn en Whitman, Massachusetts (una posada familiar muy popular en los años treinta que se destacaba por sus comidas caseras), estaba un día preparando sus galletas de chocolate cuando se dio cuenta de que se había quedado sin chocolate para fundir, así que cogió una tableta de chocolate puro Nestlé, la troceó y añadió los pequeños trocitos a la masa esperando que se derritieran durante el tiempo de horneado. No lo hicieron y así fue como nacieron las archiconocidas galletas con chips de chocolate. Wakefield vendió su receta a Nestlé a cambio de un suministro de sus nuevos chips de chocolate de por vida.

Chocolate Chip Cookies {Galletas con Pepitas de Chocolate}

El libro de recetas de la señora Wakefield, Toll House Tried and True Recipes, se publicó en 1936 por M. Barrows & Company, Nueva York, y por supuesto incluyó la receta de las Toll House Chocolate Crunch Cookies, que rápidamente se convirtieron en las favoritas de los hornos en todos los hogares estadounidenses. Desde entonces, cada bolsa de chips de chocolate Nestlé que se vende en Norteamérica incluye la receta en el reverso con alguna variación. Y no sólo Nestlé, hoy en día todas las marcas de chips de chocolate de los EE.UU. y Canadá incluyen una variante de la receta en sus envoltorios. Pero si os pica la curiosidad, la receta de las “Original NESTLÉ® TOLL HOUSE® Chocolate Chip Cookies” está ahora disponible en su web.

Fuente: Wikipedia

Chocolate Chip Cookies {Galletas con Pepitas de Chocolate}

Como podréis imaginar, hoy en día existen cientos, miles de recetas de esta famosa galleta. Algunas varían considerablemente en tamaño o en forma o en el tipo de chocolate de los chips utilizados. Además, según la proporción empleada de los ingredientes, el método de preparación o el tiempo de horneado, obtendremos unas galletas con sabores o texturas variados; más o menos tiernas o más o menos crujientes.

Chocolate Chip Cookies {Galletas con Pepitas de Chocolate}

Éstas que os traigo hoy son unas de mis galletas favoritas; ligeramente más gruesas y densas que otras recetas más fieles a la original, por lo que su receta incluye algunas variaciones buscando subrayar, precisamente, esa textura más tierna y blandita en el centro, aunque crujiente en los bordes. IMPORTANTE: Que a nadie se le ocurra desanimarse al ver la receta; es más difícil de explicar que de hacer. Prometido. Y después de haber probado estas galletas caseras, ¿volverás a comprarlas? Cuéntamelo, ¿vale?

Chocolate Chip Cookies {Galletas con Pepitas de Chocolate}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Cookies
Tipo de cocina: American
Raciones: 24-40
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
  • 170 g (¾ cup) de mantequilla sin sal
  • 150 g (¾ cup sin compactar) de azúcar moreno
  • 100 g (½ cup) de azúcar blanco
  • 1 huevo + 1 yema de huevo (L)
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 290 g (2 ¼ cups) de harina de trigo floja
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1½ cucharaditas de harina fina de maíz (tipo Maizena)
  • ½ cucharadita de sal
  • 170 g (1 cup) de chips de chocolate negro / chocolate negro troceado
  • 60 g (½ cup) de nueces molidas (opcional; si las añades, resta 45 g o ⅓ cup de harina)
Elaboración
  1. Si vamos a refrigerar nuestra masa, (ver puntos 10 y 11), comenzamos directamente por el punto 2. En caso contrario, ahora es el momento de precalentar el horno (eléctrico) a 175ºC y preparar una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Reservamos.
  2. En un cuenco mediano mezclamos bien la harina, la harina fina de maíz, el bicarbonato sódico y la sal con unas varillas. Reservamos.
  3. En el cuenco de nuestra amasadora, equipada con el accesorio de pala, (o en un cuenco grande) batimos la mantequilla durante 1 - 2 minutos a velocidad media hasta que quede suave y cremosa.
  4. Añadimos entonces los azúcares y seguimos batiendo durante 3 ó 4 minutos más a velocidad media-alta o hasta que adquiera una consistencia esponjosa y ligera y haya aclarado su color inicial.
  5. Reducimos la velocidad, agregamos el huevo entero y batimos hasta que se haya incorporado por completo. A continuación añadimos la yema y batimos de nuevo hasta integrar.
  6. Agregamos el extracto de vainilla y mezclamos bien.
  7. Agregamos, ahora a velocidad baja, los ingredientes secos que teníamos reservados (harina, harina de maíz, bicarbonato sódico y sal) en dos tandas y mezclamos hasta que no queden trazas de harina en la masa.
  8. Si hemos optado por añadir las nueces, lo haremos ahora y mezclaremos, ya a mano con una espátula de silicona, hasta incorporar por completo (en esta ocasión yo no las he añadido).
  9. Finalmente, añadimos los chips o trocitos de chocolate y los mezclamos, también a mano con la espátula, hasta repartirlos por toda la masa. Conviene separar unos 4-5 chips por galleta para decorar más adelante.
  10. Si el ambiente fuera demasiado cálido, cubriremos el cuenco con film transparente y refrigeramos la masa durante al menos 2 horas. Si no, pasamos directamente al punto 12.
  11. Si hemos refrigerado nuestra masa previamente, tras sacarla del frigorífico y antes de ponernos a hacer las galletas, la dejaremos a temperatura ambiente unos 10-15 minutos (según sea el ambiente) para que pierda un poco el frío. Mientras, precalentamos el horno (eléctrico) a 175ºC y preparamos la bandeja del horno cubierta con papel de hornear. Reservamos.
  12. Con la ayuda de una cuchara de helado pequeña o con nuestras propias manos formamos las bolas de masa que más tarde serán nuestras galletas (2 - 3 cucharadas de masa, dependiendo del tamaño que queramos nuestras galletas; yo esta vez he usado la cantidad de 2 cucharadas rasas y algunas con la mitad y me han salido 18 grandes y 6 más pequeñas). Trataremos de que nuestras bolas sean un poco más altas que anchas para asegurarnos de obtener unas galletas de cierto grosor.
  13. Colocamos las bolas de masa sobre la bandeja preparada con el papel de hornear dejando unos 5 cm de distancia entre una y otra. Colocamos los chips de chocolate que habíamos apartado sobre la superficie de las bolas aún crudas, así quedarán visibles tras el horneado (los chips suelen quedarse dentro de las galletas y no lucen tanto). Horneamos durante unos 10-12 minutos (dependiendo del tamaño del que hayamos hecho nuestras galletas) o hasta que los bordes comiencen a dorarse ligeramente.
  14. Dejamos las galletas en la bandeja unos 5 minutos antes de traspasarlas con mucho cuidado a una rejilla con la ayuda de una espátula ancha para que se enfríen por completo. (Si vamos a volver a usar la misma bandeja, hemos de esperar a que se enfríe antes de colocar la siguiente tanda).

    Estas galletas una vez ya frías, se pueden conservar en un recipiente con cierre hermético a temperatura ambiente durante al menos una semana.
    Firma Rosa M Lillo
Notas
- Cuando están calientes, las galletas tienen una consistencia muy blanda y por lo tanto son muy frágiles, así que hay que manipularlas con cuidado. Puede parecer que están incluso crudas (así es como han de estar); terminarán de cocerse con el calor residual de la bandeja (si sobrepasamos el tiempo de horneado, tendremos unas galletas secas y deslustradas). Además, las galletas adquieren su consistencia definitiva al enfriarse.
- Tanto las galletas ya hechas como las bolas de masa cruda se pueden congelar (durante unos 2 meses aprox., bien envueltas primero en film transparente y después en papel de aluminio para que no se estropeen). En el primer caso, las sacaremos del congelador y esperaremos a que se descongelen a temperatura ambiente dentro de su envoltorio. Si hemos congelado las bolas de masa cruda, las meteremos en el horno sin descongelar y aumentaremos el tiempo de horneado unos 5 minutos más o hasta que los bordes comiencen a dorarse.
- Si os decidís a enfrentaros a un buen montón de estas galletas, aseguraos de tener a mano un gran vaso de leche fría; las galletas son a la leche como las fresas a la nata, el queso al vino o la mozzarella a la pizza. Eso si resistís la tentación y no os coméis la masa de las galletas sin hornear (ése debe de ser uno de los clubs de fans más populares de la tierra).
- Otra aplicación de la masa de estas galletas es combinarla con helado de vainilla para hacer helado de masa de galletas con chips de chocolate. Sin palabras.
- Si contamos con 2 bandejas de horno iremos, obviamente, el doble de rápido, pues mientras una se enfría ya podemos ir horneando las siguientes.
- Si te parecen demasiadas galletas (aunque no sé cómo podría suceder algo así...), puedes dividir las cantidades sin problema (utiliza 1 solo huevo entero).
- Día nacional de las "chocolate chip cookies": 15 de mayo.

Receta adaptada de las Chewy Chocolate Chunk Cookies de Sally’s Baking Addiction

Posts Relacionados

23 Comentarios

  • 4 años ago

    No hace falta más que ver las fotos: te han salido de 10. Tienen una pinta extraordinaria, nos cogemos unos cuantos para desayunar.
    Besos.

    • 4 años ago

      Muchas gracias Laurel y Menta! Todas las que queráis 😉 (La verdad es que estas galletas son muy fotogénicas).

  • Tu receta de galletas es la mejor que he probado. Desde que me la diste hace unos años tengo dudas de si mis amigos me quieren de verdad o si lo que quieren son más galletas!!!
    Pdta. Me encanta el nuevo look del blog <3

    • 4 años ago

      Jejeje… A mí me pasa lo mismo 😉 En esta ocasión he hecho algunas pequeñas variaciones; ya sabes, por no aburrirme, pero básicamente es la mía de siempre. Me encanta que te guste el nuevo look! Muchas gracias, preciosa! (y aunque no esté del todo bien que yo lo diga, a mí también).
      Bss

  • 4 años ago

    Muero por estas galletas. Y me ha encantado la historia!! en cuanto vuelva a la rutina, me pongo con ellas! Muchas gracias por compartir ^_^

  • 4 años ago

    Si hay una cosa que me vuelve loca es el olor de las galletas horneándose. De pequeña había una fábrica de galletas cerca de casa de mi tía y fueron muchos los amaneceres que me quedé allí en que no me hizo falta despertador para ponerme en pie. La mantequilla y el azúcar cociendo se encargaron de espabilarme. Qué amaneceres deliciosos. Estas galletas sin más glasa ni más nada son las que me encantan. Un saludo

    • 4 años ago

      Qué historia más deliciosa; qué suerte! La verdad es que estas galletas triunfan allá donde van, pese a su sencillez.
      Bss

  • 4 años ago

    Yo, igual que las chicas de Laurel y Menta, ¡ me las pido para desayunar!
    Me encantan, las galletas y las fotos.
    Un beso.

  • 4 años ago

    Hola Rosa! Te he conocido a través de mi blog y me ha encantado la visita por el tuyo. A partir de ahora ya tienes otra admiradora ;). Por cierto las fotos me parecen fantásticas!

    • 4 años ago

      Muchas gracias! Siempre me impresiona y me encanta que os resulten interesantes mi blog y mis fotos. Es un placer poder dedicarle a esto el tiempo y el esfuerzo que requiere (nunca me parece suficiente…).
      Tienes un blog precioso y haces unas cosas tan bonitas… El gusto es mío 😀
      Bss

  • 4 años ago

    Madre mía, menuda pinta!!!! Te han salido espectaculares ^.^ Me encantan las fotos y la presentación tan original y cuidada!
    Un beso ;P

    • 4 años ago

      Mil gracias por pasarte por aquí y dejar este comentario tan chulo! Me encanta tu entusiasmo 😀
      Bss

  • 4 años ago

    ¡Ooooohhhlàlà! Me quiero comer las fotos… 🙂 🙂 Rosa, qué bien lo explicas, me encanta leerte, y ¡se me hace la boca agua! Eres la mejor.

    • 4 años ago

      Tú que me lees con buenos ojos, jejeje… Gracias de corazón, Gwen, tú sí que eres grande 😀
      Bss

  • Fantástico Rosa. Yo suelo hacerlas muy parecidas, pero me encantan esos detalles que incluyes como la maizena y las nueces molidas. Prometo que la próxima vez que las haga me fijare en tu receta, que esas fotos dan ganas de tirarse encima de la pantalla. 😀

    • 4 años ago

      Mil gracias, Mer! 😀 Ya sabes, probando, probando (ésta es la primera vez que las hago sin nueces, con maizena). Salieron increíbles; seguro que repito receta la próxima vez.
      Bss

  • 4 años ago

    Rosa M, me encantan tus recetas… y tus fotos!!! Son impresionantes, qué pasada! Estas cookies seguro que están deliciosas.
    Besitos!
    Pili

    • 4 años ago

      En mi opinión (y la de mis “devoragalletas”) lo están! 😉
      Encantada de que te hayan gustado, tanto las unas como las otras, y de que me lo dejes aquí para mi orgullo y satisfacción 😀 Mil gracias, guapa!
      Bss

  • 4 años ago

    Rosa, las he hecho esta mañana, han salido un montón, y he pensado que me durarían toda la semana o que incluso le podría llevar alguna a la vecina, pero… ¡¡¡¡han volado!!!! Mis hijos me han dicho, literalmente: “mamá, son las mejores galletas que has hecho en tu vida”. ¡¡Muchas gracias por esta receta, Rosa!! Eres la mejor.

    • 4 años ago

      Jajaja… tus hijos me encantan! ❤ ❤ (y tú más! ヅ) Un millón de gracias, preciosa!
      Bss

¿Quieres contarme qué te ha parecido? ¡Me encantaría conocer tu opinión! :)