Blondies {o Blond Brownies}

Y algunos os preguntaréis, ¿y qué es un blondie? Se tiende a considerar al blondie como una variedad sin chocolate del brownie, el pariente “rubio” de la familia. chips_closeupPues salvo por la presentación en forma de dulce cuadrado y algún que otro ingrediente (habitual en repostería, por otra parte), estos dos dulces no tienen ninguna relación entre sí. Y después de haber publicado la receta de los Dark Chocolate Brownies {Brownies de Chocolate Intenso} parecía necesario deshacer el entuerto (quizás debería haber publicado esta receta en primer lugar…). En cualquier caso, los blondies, en lugar de en el chocolate, tienen su razón de ser en el azúcar moreno (habitualmente light brown sugar), de ahí el contraste de color entre uno y otro (y también el motivo de sus nombres). Además, es habitual que a la receta básica se le añadan al gusto chips de chocolate —de cualquier tipo: blanco, negro o con leche (o de varios, o de todos)—, así como casi cualquier variedad de frutos secos (nueces, almendras, anacardos, nueces pecanas, etc.) —crudos o tostados— y un sinfín de posibles ingredientes adicionales más que harán las delicias de cualquiera (por no hablar de lo fácil que resulta adaptarlos al gusto de cada cual). Todo esto se traduce en una sorpresa para el paladar con cada bocado.

blondie_closeup2

Por otra parte, los ingredientes principales de los blondies (azúcar moreno y/o melaza y mantequilla) son los mismos que sirven de base para el butttercotch, dulce muy popular a mediados del s. XIX similar al toffee, de ahí su característico sabor sutilmente caramelizado y su textura deliciosamente densa, llena de matices suaves y a la vez entrañables. En esta misma época, precisamente, empiezan a aparecer ya algunos libros de cocina que contienen recetas en las que se combinan los ingredientes tradicionales de este dulce con la harina además de con un agente leudante (levadura o bicarbonato sódico). Supuestamente, esas recetas darían pie a un dulce similar al blondie que conocemos hoy en día. Es más, hay quien afirma que dichas recetas precursoras del blondie actual en realidad proceden a su vez de la ya popular tarta de jengibre de los siglos XV-XVI, que, tras evolucionar, fue incorporando azúcar moreno y frutos secos y empezó a hornearse en moldes de poca profundidad. Sin embargo, con el auge de la popularidad del brownie a principios del siglo XX como líder indiscutible entre los dulces americanos, el blondie pasó a ocupar un injusto puesto de “segundón”. ¿No os da como un poco de pena?

Blondies {White Brownies}

Es muy posible que ni siquiera después de esta introducción haya conseguido algún adepto extra para los blondies, a diferencia de los innumerables e incondicionales seguidores de los brownies. No pasa nada. Sin embargo, espero que después de haber aprendido algo más acerca de este dulce y su no siempre agradecida andadura, haya conseguido al menos un puesto en vuestra lista de recetas a hornear (o a repetir), aunque sólo sea por haber tenido que soportar, pese a llevar en este mundo un buen número de décadas más que aquél, el hecho de ser considerado el pariente “rubio” del archipopular brownie. Así pues, ¿creéis que podrán llegar a ser un digno rival del hasta ahora invencible brownie? Espero vuestras impresiones.

Blondies {o Blond Brownies}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Bars & Squares
Tipo de cocina: American
Raciones: 16
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Receta básica:
  • 115 g (½ cup - 1 stick) de mantequilla sin sal, derretida y enfriada a temperatura ambiente
  • 165 g (¾ cup) de azúcar moreno (a ser posible, light brown sugar)
  • 1 huevo (L)
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 130 g (1 cup) de harina de trigo floja
  • ¼ cucharadita de sal
Ingredientes adicionales (cualquiera de los ingredientes del siguiente bloque; puedes elegir tu combinación favorita de varios. Lo idóneo es que añadas entre 1½ y 2 cups en total):
  • 40 g (¼ cup) de chips de chocolate blanco
  • 40 g (¼ cup) de chips de chocolate negro
  • 40 g (¼ cup) de chips de chocolate con leche
  • 40 g (¼ cup) de chips de butterscotch
  • 60 g (½ cup) de nueces troceadas
  • 65 g (¼ cup) de plátano troceado
  • 1 cucharadita de café instantáneo (junto con el extracto de vainilla)
  • 1 cucharadita de Bourbon
  • 80 g (½ cup) de fruta deshidratada o desecada (sobre todo, arándanos o cerezas)
  • 45 g (½ cup) de coco rallado
Elaboración
  1. Precalentamos el horno (eléctrico) a 175ºC y colocamos la rejilla a media altura.
  2. Engrasamos ligeramente un molde cuadrado de unos 20 x 20 cm apto para el horno. Reservamos.
  3. Mezclamos la mantequilla derretida y enfriada junto con el azúcar moreno en un cuenco amplio y, con la ayuda de una espátula de silicona, batimos enérgicamente durante unos 3-4 minutos hasta que esté todo bien combinado y la mezcla resultante quede esponjosa.
  4. A continuación, añadimos el huevo, ligeramente batido, y mezclamos hasta incorporar por completo.
  5. Seguidamente, añadimos el extracto puro de vainilla y mezclamos hasta combinar.
  6. Agregamos ahora la harina con la sal* en dos tandas sin incrementar la velocidad y mezclamos justo hasta que apenas queden trazas visibles.
  7. Según lo que hayamos decidido añadir, mezclamos ya a mano con una espátula de silicona los ingredientes adicionales y repartimos bien (yo he añadido 20 g de chips de chocolate negro, 20 g de chips de chocolate con leche, 50 g de chips de chocolate blanco, 35 g de toffees troceados y 60 g de nueces picadas).
  8. Vertemos la masa en el molde y alisamos la superficie con la espátula lo máximo posible.
  9. Horneamos durante 35-40 minutos (aprox). Antes de sacarlo del horno, insertamos una brocheta o cake tester en el centro; ha de salir casi limpia, con algunos restos pegados (si saliera totalmente limpia, nuestro blondie quedaría muy seco). Si se dora más de lo que nos gustaría antes de que finalice el tiempo de horneado, podemos cubrirlo con papel de aluminio (sólo dejar caer un pedazo un poco mayor que el recipiente, no cerrarlo ni envolverlo) durante los últimos 5-10 minutos.
  10. Una vez horneado, se ha de despegar ligeramente por sí mismo de los laterales del molde y la parte superior habrá adquirido un tono tostado.
  11. Dejamos enfriar dentro del molde sobre una rejilla. Una vez frío, cortamos y servimos.

    Se mantienen perfectos durante 3 días bien cubiertos a temperatura ambiente.
    Firma Rosa M Lillo
Notas
- *Si prefieres una textura un poco más abizcochada, añade ½ cucharadita de bicarbonato sódico + ⅜ cucharadita de levadura química (tipo Royal) junto con la harina.
- Como en el caso del brownie, un buen helado es el compañero perfecto para este postre. ¿Mi favorito? Imposible elegir; de vainilla, de turrón, de caramelo, de oreo, de cheesecake con frutos del bosque, etc.
- En vez de chips, también se puede trocear chocolate directamente de la tableta.
- En el caso de los chips de butterscotch (de venta en tiendas online o especializadas en productos americanos), se pueden sustituir por toffees blandos troceados (tipo Werther's Original de toffee blandos).
- Bien envueltos, los blondies se pueden congelar (durante 2 meses).
- Día nacional del blondie: 22 de enero.

Receta adaptada de los Blondies de Smitten Kitchen

Posts Relacionados

29 Comentarios

  • 4 años ago

    No sabía lo que era, gracias por explicarnoslo, y sobre todo por esta magnífica receta que buenos por diozZZZ. Muy buen post, cada día nos gustan mas tus recetas. 😉

    Feliz día!!!

    • 4 años ago

      Ooooh! Muchas gracias! :* Creo que hoy ya no se me borra la sonrisa de la cara 😀
      A mí, que soy chocolatera lo justo, me encantan estos blondies!
      Feliz día a ti también (casi finde! 😉 )
      Bss

  • 4 años ago

    Ummm YUMMY! Que buenísima receta … Felicidades! Cada día me sorprendes mas… Besos!

    • 4 años ago

      Me encanta, :D! Muchas gracias por pasarte por aquí y por tu comentario!!
      Bss

  • ¡Pero que ternura me han dado estos Blondies! Se acabó eso de ser segundones… con la pintaza que tienen. A estos los voy a hacer yo los reyes de mi casa 🙂

    • 4 años ago

      Así se habla, Cristina! Se lo merecen… Apetece darles un mordisquito, a que sí? Con todos esos trocitos, mmm…
      Gracias, guapa y bss!

  • 4 años ago

    yo tampoco sabía lo que era! pero me apunto la receta! que la foto está pidiendo a gritos que le demos un mordisco!

    • 4 años ago

      Jejeje… Sí, verdad? Yo los congelo individualmente y cuando me apetece algo dulce y rico, sólo tengo que sacar uno y en un ratito, ñam!
      Bss

  • Ana Ibáñez
    4 años ago

    Esto debería de ser pecado..lo que me extraña es que no sea más conocido. Este lo tengo que hacer yo en cuanto pueda darme el capricho.. ya te contaré.. mil gracias Rosa por compartirlo

    • 4 años ago

      Ya… es que el chocolate es casi imbatible y se entiende, pero… En fin, si los haces, ya sabes 😉
      Bss

  • Tienes un regalo a una nominación en mi blog. Felicidades!

    • 4 años ago

      Wow! Muchas gracias, Mer (y enhorabuena) 😀 Voy corriendo!!!
      Bss guapetona!

  • 4 años ago

    Una interesante historia!!
    No soy muy de dulces pero me ha encantado la receta, ya ocupa un puesto en la lista de pendientes de preparar 😉

    • 4 años ago

      Gracias Raquel! A mí me pasa lo mismo con los dulces; lo que de verdad me gusta es ver cómo se transforman los ingredientes en todas esas texturas y y colores impresionantes con todos esos aromas increíbles.
      Cuando los descubrí, los blondies pasaron a ser uno de mis dulces favoritos.
      Bss

  • 4 años ago

    Pues yo soy fan del chocolate, pero este blondie no tiene nada que envidiarle, me encanta el sabor que le da el azúcar morena a los bizcohos. Me he quedado con un deseo inmenso de probarlo, así que seguramente lo intentaré.
    Un saludo

    • 4 años ago

      Muchas gracias! Sorprende hasta a los más escépticos! Yo los hago, los corto y los congelo y cuando me apetece un bocado dulce y delicioso, saco uno. Muy bueno!
      Bss

  • 4 años ago

    Mm mm, qué pinta más buena

    • 4 años ago

      Son impresionantes. A medio camino entre un bizcocho y una cookie.
      Bss

  • martaestevezansede
    4 años ago

    ¡Hola!! Pues a mí, que hago brownies con relativa frecuencia, y que nunca he probado los blondies, me has convencido para que me decida a hacerlos… por la estupenda pinta que tienen y por lo bien contado que está su origen… ¡Enhorabuena!!

    Besitos,
    Marta (“Sweet & Home la Vida es Dulce”)

    • 4 años ago

      Muchas gracias, Marta 😀 Por casa también eran bastante brownieadictos, pero, aunque eso no ha cambiado, siempre me preguntan cuándo voy a volver a hacer blondies otra vez!

  • 4 años ago

    Esto tiene una pinta estupenda para una buena merienda, tomo nota para este verano con los amigos.
    Por cierto, te he dejado un regalito en mi blog.
    Sweet

    • 4 años ago

      Muchas gracias! Son increíbles estos blondies; cómo se dejan querer, se van colando ahí, a la chita callando, y sin darte cuenta resulta que ya no puedes quedarte sin provisiones. Aviso, adictivos!
      Voy corriendo a ver mi regalito! Qué emoción!!!! (ah, y gracias!)
      Bss

      • 4 años ago

        A vosotros por compartir vuestras cocinillas.
        Sweet

  • 4 años ago

    Que pinta tieneeee!!! madre miaaaa…….me apunto la receta! muchas gracias! 🙂

  • 4 años ago

    Esta es una receta bien comprensiva. Actualmente no podria hacer mejor trabajo que tu. Tienes mi admiracion. 🙂

  • 4 años ago

    Creo que he elegido una mala hora (la merienda) para leer el post, ahora quiero un blondie!! Jajajajaja! Me encanta el artículo Rosa, cargado de sentimiento en defensa de estos pastelitos que tienen que estar riquísimos!
    Dulces besos!

    • 4 años ago

      Jajaja… Y lo están! Mil gracias por dejarme tus impresiones; ahora queda que me cuentes tus experiencias con los blondies, que te recomiendo encarecidamente.
      Bss a ti!

¿Quieres contarme qué te ha parecido? ¡Me encantaría conocer tu opinión! :)