Orange & Poppy Seed Cake { Bizcocho de Naranja con Semillas de Amapola }

Este bizcocho de naranja, suave y lleno de ricos matices, es el que me viene a la memoria siempre que alguien me pregunta si conozco la receta de un buen bizcocho. Sin embargo, desde que lo he combinado con semillas de amapola, ha terminado de conquistar mi paladar (y el de aquél que lo ha probado) por completo.

De todos es sabido que la amapola tiene un efecto sedante (que no tóxico, como en el caso de la adormidera), por lo que sus semillas, también inofensivas, pueden ayudar a rebajar el estrés y a calmar los nervios (¡y hasta la tos!). Y aunque nunca es recomendable abusar (en dosis como éstas no tienen ningún efecto adverso), conviene saber que además de aportar un agradable aroma, un toque delicadamente dulce y una textura sorprendente, las semillas de amapola son una fuente importante tanto de calcio como de hierro.

Bizcocho de naranja con semillas de amapola

Hoy en día en los comercios podemos encontrar semillas blancas y negras (aquí he usado las negras porque son más fáciles de conseguir y visualmente me gusta más el contraste con la miga del bizcocho), pero al margen del color, no hay diferencias destacables entre unas y otras. Se venden en tiendas especializadas y herboristerías, aunque cada vez son más habituales en los supermercados y son también más los alimentos y los platos que las contienen, como los panes multicereales, bizcochos, ensaladas, etc.

Bizcocho de naranja con semillas de amapola

Y por si todo lo anterior no te ha parecido suficiente, déjame que te diga que con sólo un molde, un par de cuencos, una espátula y 20 minutitos de nada, tu bizcocho de naranja estará en el horno llenado tu casa con un aroma sublime, preparándose para ser devorado en cuanto se enfríe lo justo para no quemarte las yemas de los dedos…

AVISO: Receta e imágenes actualizadas con fecha 19 de noviembre, 2014.

Orange & Poppy Seed Cake {Bizcocho de Naranja con Semillas de Amapola}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Loaves
Origen: American
Raciones: 12
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el bizcocho:
  • 200 g (1 cup) de azúcar blanco
  • Ralladura fina de una naranja (sólo la piel, no la parte blanca)
  • 260 g (2 cups) de harina de trigo floja
  • 2 ½ cucharaditas de levadura química (tipo Royal)
  • 10 g (1 cucharada) de semillas de amapola (o algo más, al gusto)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 2 huevos (L)
  • 120 ml (½ cup) de leche entera
  • ½ cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 15 ml (1 cucharada) de zumo de naranja recién exprimido
  • 120 ml (½ cup) de aceite de oliva suave o de girasol
Para la glasa (opcional):
  • 60 g (½ cup) de azúcar glass
  • 1½ - 2½ cucharaditas de zumo de naranja recién exprimido
  • ½ cucharadita de semillas de amapola (opcional)
Elaboración
Del bizcocho:
  1. Precalentamos el horno (eléctrico) a 180ºC y colocamos la rejilla a media altura.
  2. Engrasamos un molde rectangular para loaves de unos 23x13 cm (9"x5") y reservamos.
  3. En un cuenco grande, mezclamos el azúcar con la ralladura de naranja, friccionando esta última a conciencia entre las yemas de los dedos para que libere todos sus aceites y el azúcar quede bien impregnado.
  4. A continuación, tamizamos la harina junto con la levadura y la sal directamente sobre el azúcar aromatizado y añadimos las semillas de amapola. Mezclamos con unas varillas hasta que quede todo perfectamente combinado y reservamos.
  5. En otro cuenco aparte, batimos bien los huevos junto con la leche, el extracto de vainilla, el zumo de naranja y el aceite hasta obtener una mezcla homogénea.
  6. Seguidamente, hacemos un hueco en el centro de los ingredientes secos que teníamos reservados (punto 4), vertemos en él la mezcla de ingredientes líquidos (punto anterior) y combinamos suavemente con ayuda de una espátula de silicona o una cuchara de madera lo justo hasta que quede todo más o menos integrado. No es necesario que acabemos con una masa perfectamente homogénea; cualquier pequeño grumo o resto de harina sin disolver que pudiera quedar, acabaría por emulsionarse durante el horneado.
  7. Vertemos la mezcla en el molde que teníamos preparado y damos unos golpecitos suavemente contra la encimera para eliminar las posibles burbujas de aire que se hayan podido quedar en el interior de la masa.
  8. Horneamos durante unos 50-55 minutos hasta que haya adquirido un tono dorado intenso y al insertar una brocheta o cake tester en el centro del bizcocho, ésta salga limpia de migas. Si no fuera así, comprobaremos cada 2 minutos hasta que lo haga.
  9. Dejamos enfriar sobre una rejilla dentro del molde durante 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre la rejilla antes de glasear o consumir.

De la glasa:
  1. Mientras se enfría nuestro suculento bizcocho, en un cuenco pequeño vamos mezclando el azúcar glass con el zumo de naranja (que añadiremos poco a poco mientras removemos hasta conseguir la consistencia deseada) y las semillas de amapola (en caso de usarlas) hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. Debe tener una consistencia densa, similar a la de la miel en invierno. Si quedara demasiado espeso o demasiado fluido, añadiremos un poco más de zumo o de azúcar glass respectivamente hasta lograr la consistencia deseada.
  2. Dejamos caer sobre el bizcocho, completamente frío, hasta que caiga generosamente por los laterales y esperamos a que se solidifique antes de servir o de conservar.

    Se conserva durante 3-4 días a temperatura ambiente bien cubierto.
    Firma Rosa M Lillo
Notas
- Si no quieres glasear tu bizcocho de naranja, puedes simplemente espolvorearlo con un poco de azúcar glass o dejarlo tal cual, pero es posible que, en este último caso, necesites añadir 50 g (1/4 cup) de azúcar blanco a los ingredientes del bizcocho. Es un bocado exquisito en cualquier caso.
- Si prefieres tu bizcocho con una textura más cremosa, prueba a sustituir la leche por la misma cantidad de yogur griego.
- Allá donde ponga "naranja" puedes poner "limón" y ya tienes otra receta impresionante.
- Esta receta se puede convertir en unos deliciosos muffins, tan sólo cambiando el molde específico (y reduciendo hasta 20-22 minutos el tiempo de horneado.
- Se puede prescindir de las semillas de amapola sin ningún problema, pero es una lástima...

Posts Relacionados