Strawberry Rhubarb Pie {Tarta de ruibarbo y fresas}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Pies & Tarts
Origen: British/American
Raciones: 8-10 (molde para pies de 23 cm / 9" de Ø)
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para la masa quebrada (shortcrust pastry):
  • Ver receta aquí y utilizar las cantidades completas de los ingredientes (la masa quebrada se emplea tanto para la base como para cubrir la tarta).
Para el relleno:
  • 500 g (3½ cups aprox.) de ruibarbo, limpio de hojas
  • 450 g (3 cups aprox.) de fresas, sin pedúnculo
  • Ralladura de 2 limones medianos (o 1 naranja grande)
  • 100 g (1/2 cup) de azúcar blanco (+ azúcar extra para espolvorear)
  • 110 g (1/2 cup) de azúcar moreno (light brown sugar)
  • 35 g (5 cucharadas) de harina fina de maíz (tipo Maizena)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 25 g de galletas tipo Digestive, finamente trituradas
  • 30 g (2 cucharadas) de mantequilla sin sal, cut into small pieces
  • 1 huevo + 1 cucharada (15 ml) de leche para pincelar
Elaboración
De la masa quebrada (shortcrust pastry):
  1. Ver receta aquí.
  2. En lugar de dividir la masa en dos partes iguales, en esta ocasión la dividiremos en una porción con el 40% aprox. del total, que emplearemos para la base en un molde para pies de 23 cm (9") de Ø -conservaremos siempre los recortes de masa envueltos en film transparente y refrigerados; es posible que los necesitemos más adelante-, y otra porción con el 60% restante, que nos servirá para el enrejado superior (aquí será necesario utilizar algo más de masa). Seguiremos con el resto de pasos indicados en la elaboración de la receta de la masa quebrada hasta el punto 6.
  3. Esta receta no requiere prehorneado de la base antes de añadir el relleno.
Del relleno:
  1. Limpiamos y cortamos el ruibarbo en trocitos de unos 2 cm. Es MUY IMPORTANTE asegurarnos de que hemos eliminado las hojas verdes por completo.
  2. Limpiamos y cortamos las fresas (sin pedúnculo) en cuartos. De esta forma, como tardan menos en quedar tiernas que el ruibarbo, no se desharán durante el horneado.
  3. En un cuenco amplio, colocamos juntos el ruibarbo troceado, las fresas en cuartos, el azúcar blanco, el azúcar moreno, la harina fina de maíz, la ralladura de limón (o naranja, según la preferencia personal de cada cual por los sabores ácidos/dulces) y la sal. Removemos suavemente con ayuda de una espátula de silicona o cuchara de madera hasta mezclar bien todos los ingredientes y reservamos.
Montaje y horneado de la tarta de ruibarbo y fresas:
  1. Después de haber cubierto el molde con la base de masa quebrada y haberlo devuelto al frío, retiramos ahora del frigorífico la parte de masa (ya estirada) que cubrirá el relleno de nuestra strawberry rhubarb pie y, con un cuchillo bien afilado, un cortador de repostería (o incluso un cortapizzas), cortamos todas las tiras posibles que nos van a servir para hacer el enrejado de la superficie de nuestra tarta (es posible que necesitemos utilizar también la masa sobrante reservada de los recortes de la base). Las tiras de mi tarta tienen una anchura de unos 3 cm (yo he utilizado una regla de ese grosor como guía para que todas las tiras me salieran iguales y rectas) y una longitud ligeramente superior al diámetro del molde.
  2. Seguidamente, con mucho cuidado las colocamos estiradas sobre una bandeja cubierta con papel de hornear, las cubrimos con film transparente e introducimos de nuevo en el frigorífico durante unos 10-20 minutos (cuanto más fría esté la masa, más fácil será manipularla y trabajar con ella).
  3. Mientras tanto, retiramos el molde con la base de masa quebrada del frigorífico y repartimos uniformemente las galletas trituradas por toda la superficie de la base (esto evitará que los jugos de la fruta que se liberan durante el horneado reblandezcan la masa en exceso, aunque es inevitable que se reblandezca un poco).
  4. A continuación, y con cuidado de no desplazar la capa de galleta triturada, vertemos el ruibarbo y las fresas que hemos reservado macerando, procurando evitar la mayor parte (si no toda) de los jugos que hayan liberado; tanto el uno como las otras liberarán más jugos durante el horneado, por lo que si no eliminamos el líquido resultante de la maceración ahora, nuestra tarta acabará "anegada" en sus propios jugos, literalmente (aunque hay quien prefiere sus pies con todos sus jugos; es cuestión de gustos).
  5. Seguidamente, reorganizamos la superficie del relleno para que quede lo más uniforme y nivelada posible y agregamos la mantequilla, cortada en pequeños dados, repartida por toda la superficie. Dependiendo de la profundidad de nuestro molde, obviamente el relleno rebasará más o menos el nivel del borde, por lo que habría que agruparlo hacia el centro (yo esta vez he utilizado un molde con una profundidad media). En cualquier caso, una vez horneada la tarta, el interior se ablandará y perderá volumen, por lo que si sobresale más de lo esperado inicialmente no es problema (de hecho, las tartas tipo pie con esa estética tienen un toque como clásico que me encanta, ¿no os parece?).
  6. Retiramos entonces las tiras de masa del frigorífico y empezamos con el enrejado de nuestra strawberry rhubarb pie. En primer lugar, humedecemos el borde de la base de nuestra tarta con un poco de agua y la vamos cubriendo con las tiras necesarias, colocándolas en paralelo, una junto a otra, en posición vertical (podemos ponerlas muy juntas o separarlas un poco).
  7. A continuación, plegamos las tiras de forma alterna (una sí, una no) hacia atrás hasta la mitad. Colocamos una nueva tira (la más larga) en posición horizontal, cruzada sobre las tiras verticales que no hayamos plegado, y finalmente desdoblamos las tiras verticales que teníamos plegadas sobre esta nueva tira horizontal.
  8. Ahora, a continuación de la tira horizontal recién añadida, plegamos las tiras verticales que antes quedaron sin plegar (también de forma alterna) y repetimos la operación, añadiendo una nueva tira horizontal cada vez, hasta completar toda la superficie de nuestra tarta. (IMPORTANTE: Los extremos de las tiras han de sobresalir ligeramente del borde del molde).
  9. Seguidamente, sellamos bien la base con los extremos de las tiras presionando con los dedos y recortamos la masa sobrante de las tiras hasta igualarlas con la base. Enrollamos entonces la masa sobrante de la capa inferior sobre la superior alrededor de todo el contorno del borde y decoramos según el gusto de cada cual: presionando con las púas de un tenedor, pinzando con las yemas de los dedos o como nos sugiera nuestra imaginación. (Ver vídeo del paso a paso del enrejado):
    [video width="540" height="720" mp4="https://pemberleycupandcakes.com/wp-content/uploads/2020/05/rhubarb_pie_step_by_step_hi.mp4" preload="none" poster="https://pemberleycupandcakes.com/wp-content/uploads/2020/05/rhubarb_pie_10_poster.jpg"][/video]
  10. Cubrimos con film transparente y refrigeramos durante unos 20 minutos más antes de hornear.
  11. Mientras tanto, precalentamos el horno (eléctrico y sin aire) a 200ºC (400ºF).
  12. Retiramos nuestra tarta del frigorífico, pincelamos toda la superficie con la mezcla de huevo batido con leche, incidiendo bien en cada recodo del enrejado y de los bordes, con ayuda de un pincel de repostería, y la espolvoreamos con un par de cucharadas de azúcar (blanco o moreno o una combinación de ambos).
  13. Colocamos el molde con nuestra tarta sobre la bandeja del horno, cubierta con papel de hornear para que recoja los jugos que puedan rebosar, y horneamos en el tercio inferior del horno durante 20 minutos inicialmente. Pasado este tiempo, reducimos temperatura a 180ºC (350ºF) y seguimos horneando 25-30 minutos más hasta que la superficie quede dorada de manera uniforme y los jugos borboteen a través de la masa (si vemos que los bordes se doran en exceso, tras lo primeros 20 minutos podemos cubrirlos con papel de aluminio).
  14. Retiramos nuestra strawberry rhubarb pie del horno y dejamos enfriar dentro del molde sobre una rejilla durante unas 3 horas a temperatura ambiente antes de cortar y servir, así dejamos que los jugos espesen y el corte sea más limpio, lo que evitará que se nos desmorone todo el relleno al cortar (podemos incluso refrigerarla una vez fría para conseguir un corte más limpio).Se conserva unos 2-3 días, siempre bien cubierta, a temperatura ambiente (y hasta 5 días refrigerada).Firma Rosa M Lillo
Notas
- Si prefieres tu tarta de ruibarbo y fresas con un toque más dulce (o menos ácido), prueba a invertir las cantidades de fresas y ruibarbo.
- La masa quebrada se puede preparar con antelación y mantener refrigerada (bien envuelta en film transparente) hasta 1 semana.
- Esta tarta se puede congelar incluso después de hornearse (una vez fría) durante unos 2-3 meses (dependiendo de cada congelador), siempre bien envuelta también en film transparente y papel de aluminio. Lo mismo se aplica al relleno. En cualquiera de los casos, habremos de dejar que se descongele en el frigorífico durante la noche y después a temperatura ambiente hasta la hora de servir o utilizar.
- Puedes dar rienda suelta a tu vena creativa y realizar el diseño que prefieras a la hora de cubrir tu tarta de ruibarbo y fresas: en forma de espiguilla (herringbone), capa de masa quebrada lisa (no olvides hacer unos cuantos cortes en la superficie para que puede salir el vapor durante el horneado), con formas recortadas en la masa (un cortador de galletas puede resultar muy útil en estos casos), etc.
- Día nacional (EE.UU) del strawberry rhubarb pie: 9 de junio.
Recipe by Pemberley Cup & Cakes at https://pemberleycupandcakes.com/2020/05/18/strawberry-rhubarb-pie-tarta-de-ruibarbo-y-fresas/