English Muffins {diferenciando términos...}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Bread - Breakfast
Origen: British
Raciones: 6-8
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
  • 1 ¼ cucharaditas (4 g) de levadura seca de panadería
  • ¾ cucharadita de sal
  • 60 ml (¼ cup) de agua templada
  • 300 g (2 ¼ cups) de harina de fuerza
  • 15 g (1 cucharada) de mantequilla sin sal
  • 6 g (½ cucharada) de azúcar blanco
  • 180-240 ml (¾ - 1 cup) de leche
  • Harina de maíz (no Maizena) para espolvorear
  • Aceite de girasol para engrasar
Elaboración
  1. Empezamos disolviendo un poco de azúcar en el agua templada (35ºC/95°F aprox.) y, ya sin remover, añadimos la levadura. Dejamos reposar 5 minutos. Pasado este tiempo, mezclamos hasta que quede todo bien disuelto.
  2. Añadimos la harina, el resto del azúcar y la sal en el cuenco de nuestra amasadora, equipada con el accesorio de gancho (o en un cuenco grande), mezclamos con unas varillas hasta que quede todo bien combinado y hacemos un hueco en el centro.
  3. Vertemos la mezcla anterior junto con 180 ml (¾ cup) de leche y la mantequilla y amasamos a velocidad baja durante unos 6 minutos (8-10 si amasamos a mano) hasta que quede todo perfectamente integrado y obtengamos una masa elástica y lisa que se despegue fácilmente del cuenco o de nuestras manos (si después de este tiempo aún quedaran restos de harina sin incorporar a la masa, podremos añadir, progresivamente mientras seguimos amasando, los 60 ml (¼ cup) de leche restantes; a mí no me ha hecho falta). Dejamos reposar durante unos 5 minutos.
  4. Mientras tanto, engrasamos un cuenco grande (podemos volver a utilizar el anterior, bien lavado y seco) con una fina película de aceite de girasol. Damos forma de bola a la masa y la colocamos en el cuenco asegurándonos de que queda bien impregnada por toda la superficie. Cubrimos con film transparente y dejamos levar en un lugar cálido alejado de las corrientes durante 1 - 1½ horas o hasta que doble su volumen.
  5. Pasado este tiempo, colocamos la masa sobre la superficie de trabajo y desgasificamos presionándola suavemente con los nudillos unas 3-4 veces.
  6. Una vez lista la masa, la dividimos en 6-8 porciones iguales, dependiendo del tamaño que queramos conseguir. A continuación formamos una bola con cada una de las porciones y dejamos reposar durante unos 5 minutos más. (Es muy útil, aunque no imprescindible, utilizar una báscula de cocina y pesar cada porción de masa para asegurarnos de que todos quedan del mismo tamaño. A mí me han salido 6 muffins de unos 85 g cada uno; quizás un poquito grandes).
  7. Mientras tanto, preparemos una bandeja recubriéndola con papel vegetal de hornear y lo espolvoreamos con harina de maíz.
  8. A continuación, colocamos nuestros muffins sobre la bandeja que habíamos preparado previamente y los espolvoreamos también un poco más de harina de maíz. Los cubrimos bien con film transparente pero sin oprimirlos (de forma que quede holgado) y dejamos levar durante 1 hora más en las mismas condiciones que durante el primer levado (estos muffins, una vez horneados, suelen tener unas dimensiones de unos 7-10 cm de diámetro y unos 3 cm de grosor).
  9. Poco antes de que finalice este tiempo, precalentamos el horno (eléctrico) a 200ºC, calentamos también una plancha a la misma temperatura y la engrasamos ligeramente con aceite de girasol (si es antiadherente, no será siquiera necesario).
  10. Tostamos nuestros muffins durante unos 5-8 minutos por cada lado hasta que queden bien dorados sin que lleguen a quemarse.
  11. Los pasamos de nuevo a la bandeja del horno espolvoreada con harina de maíz, la colocamos a media altura y horneamos durante unos 10-12 minutos más para que se terminen de hacer bien por dentro.
  12. Retiramos del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla al menos durante unos 30 minutos antes de rellenarlos o de servir.
  13. Para mantener la textura esponjosa de su interior, es preferible abrirlos con un tenedor en lugar de usar un cuchillo, de esta forma se mantienen abiertos los agujeritos y cráteres de su miga y la mantequilla penetrará bien a fondo.Los muffins están increíbles, tanto solos como acompañados, recién hechos; si fueran a durar más días, los conservaremos a temperatura ambiente bien cerrados de forma que no les dé el aire. Siempre podremos meterlos en la tostadora, aunque pasado el primer día ya no será exactamente lo mismo.Firma Rosa M Lillo

Notas
- Además de los clásicos English muffins, como los de la receta, existen también diversas formas alternativas de prepararlos; sourdough (de masa fermentada o masa madre), con harina integral o harina de maíz, con pasas, canela...
- En vez de dividir la masa en porciones y darles forma de bola, también hay quien prefiere extender la masa (hasta unos 2-3 cm de grosor) y cortar los muffins con un cortador redondo.
- Si ya no puedes pensar en nada más que en esos huevos benedictine, tendrás, irremediablemente, que ponerte manos a la obra con los muffins; a partir de ahí la cosa no hace más que simplificarse: abrir, tostar, untar con mantequilla, añadir un huevo escalfado sobre una loncha de jamón o bacon y, sobre estos, una buena dosis de salsa holandesa.
- Si vas a congelar tus muffins, una vez formados y levados (aún crudos) deposítalos sobre una bandeja recubierta con papel vegetal, cúbrelos con film transparente e introdúcelos en el congelador. Cuando se hayan congelado, mételos en bolsas con cierre tipo zip y vuelve a meterlos en el congelador. Ve sacándolos según los vayas necesitando (continúa a partir del punto 9). Antes de tostarlos, dejaremos que se descongelen dentro de su envoltorio o bien en el frigorífico (durante toda la noche) o a temperatura ambiente.
- También puedes congelarlos recién hechos (una vez fríos).
Recipe by Pemberley Cup & Cakes at https://pemberleycupandcakes.com/2014/06/03/english-muffins-diferenciando-terminos/