Chocolate-Studded Monkey Bread {Pan de Mono con Pepitas de Chocolate}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Bread
Origen: American
Raciones: 12-14
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para la masa:
  • 7 g (2 ¼ cucharaditas) de levadura de panadería seca (o liofilizada)
  • 60 ml (¼ cup) de agua
  • 75 g ( ⅓ cup ) de mantequilla sin sal
  • 650 g (5 cups) de harina de trigo floja (+ harina extra para amasar)
  • 300 ml (1¼ cup) de leche entera
  • 2 huevos (M)
  • 55 g (¼ cup + 1 cucharadita) de azúcar blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • 55 g ( ⅓ cup ) de chips de chocolate negro (opcional)
Para el rebozado:
  • 330 g (1½ cup) de azúcar moreno
  • 4½ cucharaditas de canela molida (o algo menos, al gusto)
  • 150 g ( ⅔ cup ) de mantequilla sin sal
Elaboración
De la masa:
  1. Derretimos la mantequilla en un cuenco pequeño y reservamos; deberá estar a temperatura ambiente en el momento de combinarla con el resto de ingredientes.
  2. En otro cuenco pequeño, disolvemos 1 cucharadita del azúcar blanco en el agua templada (nunca caliente) y espolvoreamos la levadura. Dejamos reposar al menos un par de minutos.
  3. Mientras tanto, ponemos la harina en el cuenco de nuestra amasadora, equipada con el accesorio de gancho (o en un cuenco grande), y hacemos un pequeño hueco en el centro. A continuación, añadimos los huevos, ligeramente batidos con anterioridad, el azúcar, la sal, la mantequilla derretida, la leche templada y la mezcla de agua y levadura y amasamos suavemente durante unos 10 minutos. Obtendremos una masa suave, brillante y elástica, aunque aún algo pegajosa.
  4. Transferimos la masa a la superficie sobre la que vamos a trabajar, ligeramente enharinada, y seguimos amasando con las manos un poco más, siempre desde el exterior hacia el centro, como si la estuviéramos plegando sobre sí misma una y otra vez, hasta conseguir formar una bola suave y brillante. Sabremos que nuestra masa ya está suficientemente amasada cuando ya no se nos pegue a las manos y recupere su forma rápidamente si la pellizcamos con suavidad. No conviene excederse amasando, pues acabaríamos con un pan pesado y correoso.
  5. Seguidamente, pasamos nuestra masa a un cuenco engrasado ligeramente con aceite de girasol o spray antiadherente, lo cubrimos bien con un paño de cocina grande y limpio y lo dejamos reposar en un lugar cálido y alejado de las corrientes de aire durante 1,5 horas o hasta que doble su volumen.
Del rebozado:
  1. Poco antes de que finalice este levado, por un lado, en un cuenco mediano derretimos la mantequilla. Reservamos.
  2. Por otro, en otro cuenco de igual tamaño, mezclamos bien el azúcar moreno con la canela con ayuda de unas varillas hasta combinar por completo. También reservamos.
Forma y horneado:
  1. Una vez transcurrido el tiempo de levado de nuestra masa, la depositamos de nuevo sobre la superficie de trabajo, ligeramente enharinada, y la desgasificamos presionando suavemente unas 4 o 5 veces con los nudillos, así eliminaremos el exceso de gas que se haya podido acumular durante el levado. A continuación, la extendemos con las manos formando un cuadrado (o un rectángulo) de unos 2 cm de grosor y, con ayuda de un cuchillo bien afilado o un cortapizzas, la vamos cortando a lo largo en tiras de unos 3 cm aproximadamente de ancho. Seguidamente, la volvemos a cortar en tiras ahora perpendicularmente. Acabaremos con un montón de cuadraditos (a mí me han salido unos 95). No es necesario que nos empeñemos en que sean todos iguales.
  2. Empezamos formando una pequeña bola con cada cuadrado para rebozarlas a continuación: primero las bañamos concienzudamente en la mantequilla derretida, dejamos escurrir con la ayuda de un tenedor y seguidamente las recubrimos bien con la mezcla de azúcar moreno y canela (en este segundo paso no hay nada como un buen par de manos trabajando al compás).
  3. Las vamos depositando dentro de un molde para bundt cakes de unos 25 cm Ø (12-14 cups de capacidad), previamente engrasado, tratando de repartirlas por igual por todo el molde al tiempo que las alternamos con los chips de chocolate (si finalmente hemos optado por añadirlos; yo cada 20 bolas aprox. dejo caer unos cuantos chips entre los huecos).
  4. Una vez finalizado este proceso de formado y rebozado de las bolas de masa, cubrimos el molde con un paño de cocina holgadamente y de nuevo dejamos reposar unos 40 minutos más en las mismas condiciones que la vez anterior.
  5. Cuando este nuevo levado esté casi a punto de finalizar, precalentamos el horno (eléctrico) a 180ºC y colocamos la rejilla a media altura.
  6. Una vez finalizado el segundo y último levado, horneamos durante unos 35 minutos o hasta que la superficie haya adquirido un precioso tono dorado.
  7. Retiramos del horno y dejamos reposar durante unos 10 minutos dentro del molde.
  8. A continuación, desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar sobre una rejilla.
  9. Servimos aún templados.No hay nada como el pan de mono recién hecho, pero eso sólo pasa durante el día que los hayamos horneado. Puede conservarse perfectamente durante 2-3 días bien cubierto, aunque irá perdiendo su frescura.Firma Rosa M Lillo

Notas
- No te cortes y, si te gusta calentito aunque ya no esté recién hecho, puedes introducir la porción que te vayas a comer en el microondas durante unos 10-15 segundos (según su tamaño) a potencia media.
- Si estás planeando desayunar un delicioso monkey bread recién hecho, pero de verdad recién hecho, tienes que planificar con un día de antelación. Prepara la masa para que el primer levado transcurra por la noche en el frigorífico (bien cubierto con film transparente). En cuanto te levantes, sigues el procedimiento desde el punto 1 del apartado Forma y Horneado. El segundo levado no te lo puedes ahorrar, así que tendrás que madrugar un poquito, eso sí. Pero merecerá la pena.
- Obviamente, aunque la gracia está en comerlo con las manos, puedes cortarlo en porciones como si de un bizcocho se tratara.
- Sí, estáis en lo cierto; hace falta algo de tiempo para los levados y ser mínimamente meticuloso y paciente a la hora de hacer las bolas de masa y rebozarlas una a una. Sin embargo, este postre obviamente no requiere una habilidad extrema. Es divertido y entretenido y disfrutar de un solo bocado una vez terminado es la mayor de las recompensas. Para los más resistentes o menos previsores, os confesaré un secreto: existe la versión rápida, con masa de pan congelada (yo nunca he visto en el súper, pero a lo mejor es que tampoco iba buscando) y así sólo tienes que hacer las bolitas, rebozarlas y hornear tu pan de mono rápido. ¿Qué, te atreves?
- Si te decantas por añadirle los chips de chocolate, puedes incrementar la cantidad a tu gusto. Yo le he puesto pocos esta vez (la verdad es que no tenía más ni tampoco ganas de salir sólo por eso), pero lo he agradecido, pues así he podido apreciar perfectamente el increíble sabor y la textura indescriptible de la miga con todos los matices que le proporcionan un buen levado, la canela, la mantequilla y el azúcar moreno.
Recipe by Pemberley Cup & Cakes at https://pemberleycupandcakes.com/2014/01/09/chocolate-studded-monkey-bread-pan-de-mono-con-pepitas-de-chocolate/