Cherry Cobbler {Cobbler de Cerezas}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Crumbles, Crisps & Cobblers
Origen: British/American
Raciones: 6
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el relleno:
Para el 'topping' tipo biscuit:
  • 130 g (1 cup) de harina bizcochona o leudante (más extra para espolvorear)
  • ¼ cucharadita de bicarbonato sódico
  • 35 g (3 cucharadas) de azúcar blanco
  • ½ cucharadita de sal
  • 55 g (¼ cup) de mantequilla sin sal, muy fría y cortada en dados pequeños
  • 80 ml (1/3 cup) de buttermilk, muy frío (más extra para pincelar)
  • Azúcar y canela molida, para espolvorear
Elaboración
Del relleno:
  1. Colocamos las cerezas, limpias y deshuesadas (yo las he partido por la mitad, pero esto va a gustos), el azúcar moreno, la harina fina de maíz, la ralladura de limón y la pimienta de Jamaica (si la vamos a usar) en una skillet o sartén de hierro colado* de unos 20 cm (8") Ø y mezclamos con una espátula de silicona o una cuchara de madera hasta que quede todo bien combinado.
  2. Cocemos a fuego medio, removiendo con frecuencia, durante unos 6-7 minutos hasta que espesen los jugos.
  3. Retiramos del fuego, añadimos entonces el extracto de vainilla y zumo de limón, removemos bien y probamos. Si fuera necesario, corregiríamos de azúcar y/o zumo de limón. Reservamos.
Del 'topping' y horneado:
  1. Precalentamos el horno (eléctrico) a 190ºC (375 degrees F).
  2. Seguidamente, cubrimos la base de la bandeja del horno con papel vegetal de hornear y reservamos.
  3. En un cuenco amplio, tamizamos la harina junto con el bicarbonato sódico, añadimos el azúcar y la sal y mezclamos con unas varillas hasta que quede todo perfectamente combinado.
  4. Incorporamos la mantequilla, bien fría y cortada en pequeños dados, y la trabajamos con ayuda de una una amasadora manual (pastry blender), dos cuchillos o directamente con las yemas de los dedos hasta formar como pequeñas migas enharinadas del tamaño de un guisante.
  5. Vertemos el buttermilk sobre la mezcla anterior y seguimos combinando —los últimos movimientos los haremos ya con las manos—, hasta conseguir una masa más o menos homogénea a la que podamos darle forma de bola.
  6. Colocamos nuestra bola de masa sobre una superficie de trabajo enharinada, aplanamos ligeramente con las manos y la estiramos con el rodillo, también enharinado (siempre del centro hacia fuera), hasta conseguir un disco de unos 2 cm (¾") de grosor y unos 25-30 cm (10"-12") de Ø.**
  7. Con ayuda de un cortapastas redondo de unos 6 cm (2⅓") Ø, bien enharinado, cortamos (ejerciendo sólo presión, sin retorcer ni girar) todos los biscuits que podamos hasta acabar con toda la masa (a mí me han salido 12, pero he usado sólo 11 para el cobbler; el otro lo he horneado aparte solo).
  8. Colocamos los biscuits sobre la fruta aún caliente, tratando de cubrir el máximo de superficie posible. Quedarán huecos, pues son redondos, pero se expandirán durante el horneado cubriendo por completo la fruta.
  9. Pincelamos la cara superior de nuestros biscuits ligeramente con buttermilk con la ayuda de un pincel de repostería y espolvoreamos con un poco de azúcar y canela (al gusto).
  10. Colocamos la skillet con nuestro cobbler sobre la bandeja que teníamos preparada, la introducimos en el horno a media altura y horneamos durante unos 25-30 minutos hasta que los jugos de la fruta burbujeen y la capa formada por los biscuits haya adquirido un bonito tono dorado.
  11. Dejamos enfriar sobre una rejilla durante unos 15 minutos y servimos aún caliente.
  12. En mi opinión, algunos de los acompañamientos que harán de este cobbler un momento inolvidable son una generosa bola de helado, nata montada, yogur griego o crème fraîche.Conservar bien cubierto en un lugar fresco y seco durante unos 3 días.Firma_tr
Notas
- *En lugar de utilizar una skillet, para estas cantidades también puedes utilizar un molde apto para el horno, de cerámica o cristal, o bien cuadrado (de unos 20x20 cm / 8") o redondo (20 cm / 8" Ø). Eso sí, tendrás que mezclar el relleno en un cuenco amplio aparte y cocerlo a continuación en un cazo grande antes de pasarlo al molde. La única diferencia es que tendrás que emplear más utensilios.
- ** Hay quien prefiere preparar su cobbler con porciones de masa irregulares en lugar de darle alguna forma en concreto. Si te va más ir "a lo libre", sátate todo el proceso del rodillo y el cortapastas y usa simple y directamente las manos.
- Ya has visto que las variedades de fruta con la que hacer tu cobbler ideal son casi ilimitadas. Además, es imposible elegir sólo uno...
- Si quieres darle un toque un poco más especial, agrega 1 cucharada de licor en el momento de añadir el zumo de limón y el extracto de vainilla (Kirsch, Amaretto, Frangelico, ron...).
- Aunque lo suyo es disfrutar de tu cobbler calentito y recién hecho, si resulta que te hubieran quedado algunas sobras y quieres seguir saboreándolo, puedes probar a calentarlo en el microondas a baja potencia en intervalos de 20 segundos hasta que quede más o menos caliente. No será lo mismo, pero es mejor que nada ;) .
- Día nacional (EEUU) del cobbler de cerezas: 17 de mayo.
Recipe by Pemberley Cup & Cakes at https://pemberleycupandcakes.com/2015/05/20/cherry-cobbler-una-bocanada-de-verano/