Bakewell Bundt Cake
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Bundt Cake
Origen: British
Raciones: 10-12
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el bizcocho:
  • 225 g (1 cup) de mantequilla sin sal
  • 300 g (1½ cups) de azúcar superfino (caster sugar)
  • 4 huevos (L)
  • 1 cucharadita de extrato puro de vainilla
  • ¼ cucharadita de extracto de almendra
  • 305 g (2¼ cups + 2 cucharadas) de harina bizcochona (self-raising flour)
  • ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • ½ cucharadita de sal
  • 50 g ( ½ cup ) de almendras finamente molidas
  • Ralladura de 1 limón mediano (sólo la parte amarilla)
  • 240 ml (1 cup) de buttermilk
  • 140 g ( ½ cup ) de mermelada de frambuesa
Para decorar:
Elaboración
  1. Engrasamos a conciencia un molde para bundt cakes o de tubo de unos 25 cm Ø (10-12 cups de capacidad) y reservamos.
  2. Precalentamos el horno (eléctrico) a 180ºC y colocamos la rejilla a media altura.
  3. En un cuenco grande, tamizamos 290 g (2¼ cups) de la harina (reservamos los otros 15 g restantes), la levadura química, el bicarbonato sódico y la sal.
  4. A continuación, añadimos la ralladura de limón y las almendras molidas a la mezcla anterior y, con unas varillas, mezclamos hasta combinar por completo.
  5. En el cuenco de nuestra amasadora eléctrica, equipada con el accesorio de pala (o en otro cuenco grande), batimos la mantequilla y el azúcar con energía hasta conseguir una textura esponjosa y un color más pálido (unos 4 ó 5 minutos).
  6. Con ayuda de una espátula de silicona, despegamos los restos de masa del cuenco y de la pala y vamos añadiendo los huevos, de uno en uno y ligeramente batidos con anterioridad, mientras mezclamos ahora ya con suavidad. No añadiremos el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado del todo.
  7. A continuación, añadimos los extractos de vainilla y almendra y mezclamos hasta integrar.
  8. Seguidamente, aún a velocidad baja, añadimos por un lado los ingredientes secos (punto 3) y por otro el buttermilk, alternándolos de la siguiente manera: ⅓ de ing. secos, ½ de buttermilk, ⅓ de ing. secos, ½ de buttermilk y último ⅓ de ing. secos. Es decir, empezamos y acabamos con los ingredientes secos, mezclando en cada adición sólo lo justo para integrar los ingredientes.
  9. Vertemos la masa en el molde muy lentamente para evitar que se formen burbujas de aire en el interior. Aun así, damos una serie de golpecitos contra el banco de la cocina (es preferible colocar un paño doblado entre el molde y la superficie) para que la masa termine de asentarse bien, se rellene cada rincón del molde y se expulsen así las posibles burbujas de aire formadas durante el mezclado de los ingredientes. Alisamos la superficie de manera uniforme con una espátula pequeña, procurando que quede ligeramente más alta por los lados que por el centro para que suba de manera uniforme y no se formen irregularidades en la superficie, que acabará siendo la base de nuestro bundt cake.
  10. Finalmente, espolvoreamos uniformemente la superficie de la masa con los 15 g (2 cucharadas) de harina restante que habíamos reservado y, con la ayuda de una cuchara, añadimos la mermelada sobre ésta, tratando de evitar que entre en contacto con los laterales del molde y el tubo central.
  11. Horneamos durante unos 55 minutos o hasta que al insertar una brocheta (o cake tester) en el centro; si sale limpia de migas ya está, si no, vamos comprobando cada par de minutos hasta que finalmente lo haga.
  12. Una vez horneado correctamente, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar en el molde durante 10 minutos exactamente sobre una rejilla. Pasado este tiempo, el bizcocho se habrá despegado ligeramente del molde por sí mismo. Aun así, damos unos golpecitos contra el banco de la cocina de nuevo y movemos con cuidado en todas las direcciones. Así nos aseguramos de que se ha despegado por completo de las paredes y del fondo del molde. Le damos la vuelta con cuidado y lo dejamos enfriar por completo sobre la rejilla antes de decorar.
  13. Antes de cortar y servir, espolvoreamos con un poco de azúcar glass y dejamos caer unas almendras laminadas por encima.Se conserva bien cubierto durante 3-4 días a temperatura ambiente.Firma Rosa M Lillo
Notas
- Para esta receta, yo he utilizado el modelo del molde Anniversary de Nordic Ware® porque me encanta su sencillez y elegancia, pero cualquier otro modelo hará su papel a la perfección.
- Aunque en la receta original suele recomendarse mermelada de frambuesa, este bundt cake (o su versión original en forma de tarta) queda igualmente perfecto con cualquier mermelada que nos guste, especialmente de frutas con un toque algo ácido, pues combina a la perfección con el sabor de las almendras.
- Debido a la diferencia de densidad entre la masa del bizcocho y la mermelada, esta última se suele hundir hasta el fondo (que en este caso, al tener que voltear el bizcocho al desmoldarlo, acabará siendo la parte superior) durante el horneado y sin dejar ni el más mínimo rastro a su paso hagamos lo que hagamos. Aplicando una capa de harina sobre la masa sin hornear antes de añadir la mermelada, podemos evitar que llegue a incluso a quedarse fuera del bizcocho, pero todo depende siempre de la proporción materia grasa / azúcar / agua que contenga la receta. Aun así, si probáis a hacer esta receta y dais con la forma de mantener la mermelada a raya, soy toda oídos...
Recipe by Pemberley Cup & Cakes at https://pemberleycupandcakes.com/2015/04/01/bakewell-bundt-cake-un-bizcocho-de-almendra/