Bakewell Bundt Cake {Un bizcocho a base de almendra, mermelada y tradición}

in english

Una vez más, voy a tener que pediros que me dejéis empezar por el principio antes de llegar al quid de la cuestión, al fondo del asunto, a la razón por la que todos estamos aquí, es decir, la receta: este Bakewell Bundt Cake, un bizcocho sencillamente inolvidable. Ahora veréis por qué.

Bakewell Bundt Cake {bizcocho de almendra y mermelada}

Como seguro que habréis adivinado, lo primero que me llamó la atención fue su nombre: Bakewell (literalmente, sería algo así como ‘que hornees bien’ en español). ¿Os lo podéis creer? Pues se trata, en realidad, de un pueblecito inglés de no más de 4000 habitantes, cuyo origen se remota al periodo de ocupación anglosajón de las Islas Británicas. Está situado en el famoso Parque Nacional del Peak District, en el condado de Derbyshire, uno de los lugares de mayor belleza de la campiña inglesa. Y por si todo esto no fuera suficiente, resulta que se encuentra a tan sólo unos km de la mítica ‘Chatsworth House’. ¿Os suena? 😉 En el pueblo incluso se mantiene que en 1811 Jane Austen se alojó en el ‘Rutland Arms Inn’, donde llegó a escribir parte de su icónica novela ‘Pride and Prejudice’, hasta el punto que una de las habitaciones lleva su nombre hoy en día para conmemorar su visita.

Bakewell Bundt Cake {bizcocho de almendra y mermelada}

Y yo me pregunto ¿cómo puede un pueblo tener un nombre tan bonito? Si es que no podría ser más perfecto, ¿no creéis? Aun así, no es lo que parece, pues el nombre de esta encantadora localidad, no tiene la más mínima relación con el mundo de la repostería; procede, en realidad, del término ‘Badecanwylla’ —recogido en The Anglo-Saxon Chronicle (La crónica anglosajona) en el siglo IX—, y equivale en inglés moderno a ‘Badeca’s Well‘ (el pozo de Badeca) debido los numerosos manantiales de la zona y según un cacique local de la época.

Bakewell Bundt Cake {bizcocho de almendra y mermelada}

Bakewell Bundt Cake {bizcocho de almendra y mermelada}

Bakewell Bundt Cake {bizcocho de almendra y mermelada}

Aun así, entre sus muchas otras virtudes y a pesar de que su nombre no tenga relación alguna con ninguna tradición “panaderorrepostera”, Bakewell no podía permanecer al margen de su destino y desde el siglo XIX hasta la fecha es más que conocida por uno de sus postres autóctonos estrella (una vez más, surgido de un desliz en la cocina): el famoso Bakewell pudding. Por lo visto, un cocinero inexperto de la entonces White Horse Inn (ahora llamado Rutland Arms Hotel) debía preparar una tarta de mermelada, pero malinterpretó las indicaciones de la dueña y de ese traspiés impremeditado nació esta fantástica receta, enormemente apreciada hoy en día. Un siglo más tarde, aparecería, a su vez, la Bakewell tart, presente con frecuencia entre los dulces que suelen acompañar al archiconocido ‘té de las cinco’ británico.

Bakewell Bundt Cake {bizcocho de almendra y mermelada}

El famoso y accidentado Bakewell pudding consiste en una mezcla a base de huevo y almendras molidas sobre una base de hojaldre y una fina capa de mermelada. La versión posterior en formato tarta, recrea de manera sublime este icónico postre, empleando una base de masa quebrada dulce sobre la que se extiende la mermelada y, sobre esta, un delicioso frangipane o crema de almendra. Y aquí estoy yo, aportando mi granito de arena, convirtiendo esta suculencia en bizcocho y en formato bundt cake, que me encanta. He de decir que, en vista de las reacciones más cercanas, el resultado ha sido más que espectacular; la verdad, uno de los bizcochos más exquisitos que he probado nunca: tierno, esponjoso, con un grado perfecto de humedad y un sabor y textura inigualables. ¿No os morís por probarlo? Ya me lo imaginaba… Ojalá pudiera enviaros un trozo para que lo comprobarais por vosotros mismos.

Así la cosas, y tras rendirme total y absolutamente a este prodigio de receta, ha sido sin lugar a dudas la elegida para participar en el CONCURSO DE RECETAS DULCES PARA BLOGS DE COCINA, organizado conjuntamente por la Revista Top Chef, Nordic Ware® EspañaClaudia & Julia. Vaya lujo de concurso, ¿verdad? Desde aquí, gracias a todos los organizadores por esta iniciativa y toda esa labor de coordinación. Y cómo no, por haber propiciado la existencia de este Bakewell Bundt Cake que, sin lugar a dudas, ha marcado ya todo un antes y un después.

Bakewell Bundt Cake {bizcocho de almendra y mermelada}

Pues, sin más dilación, os dejo ya con esta caprichosa receta, que en casa tiene ya su lugar de honor entre las más aplaudidas. Espero que la podáis llegar a disfrutar tanto como nosotros (y que me deseéis suerte 🙂 ).

Bakewell Bundt Cake
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Bundt Cake
Tipo de cocina: British
Raciones: 10-12
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el bizcocho:
  • 225 g (1 cup) de mantequilla sin sal
  • 300 g (1½ cups) de azúcar superfino (caster sugar)
  • 4 huevos (L)
  • 1 cucharadita de extrato puro de vainilla
  • ¼ cucharadita de extracto de almendra
  • 305 g (2¼ cups + 2 cucharadas) de harina bizcochona (self-raising flour)
  • ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • ½ cucharadita de bicarbonato sódico
  • ½ cucharadita de sal
  • 50 g ( ½ cup ) de almendras finamente molidas
  • Ralladura de 1 limón mediano (sólo la parte amarilla)
  • 240 ml (1 cup) de buttermilk
  • 140 g ( ½ cup ) de mermelada de frambuesa
Para decorar:
Elaboración
  1. Engrasamos a conciencia un molde para bundt cakes o de tubo de unos 25 cm Ø (10-12 cups de capacidad) y reservamos.
  2. Precalentamos el horno (eléctrico) a 180ºC y colocamos la rejilla a media altura.
  3. En un cuenco grande, tamizamos 290 g (2¼ cups) de la harina (reservamos los otros 15 g restantes), la levadura química, el bicarbonato sódico y la sal.
  4. A continuación, añadimos la ralladura de limón y las almendras molidas a la mezcla anterior y, con unas varillas, mezclamos hasta combinar por completo.
  5. En el cuenco de nuestra amasadora eléctrica, equipada con el accesorio de pala (o en otro cuenco grande), batimos la mantequilla y el azúcar con energía hasta conseguir una textura esponjosa y un color más pálido (unos 4 ó 5 minutos).
  6. Con ayuda de una espátula de silicona, despegamos los restos de masa del cuenco y de la pala y vamos añadiendo los huevos, de uno en uno y ligeramente batidos con anterioridad, mientras mezclamos ahora ya con suavidad. No añadiremos el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado del todo.
  7. A continuación, añadimos los extractos de vainilla y almendra y mezclamos hasta integrar.
  8. Seguidamente, aún a velocidad baja, añadimos por un lado los ingredientes secos (punto 3) y por otro el buttermilk, alternándolos de la siguiente manera: ⅓ de ing. secos, ½ de buttermilk, ⅓ de ing. secos, ½ de buttermilk y ⅓ de ing. secos. Es decir, empezamos y acabamos con los ingredientes secos, mezclando en cada adición sólo lo justo para integrar los ingredientes.
  9. Vertemos la masa en el molde muy lentamente para evitar que se formen burbujas de aire en el interior. Aun así, damos una serie de golpecitos contra el banco de la cocina (es preferible colocar un paño doblado entre el molde y la superficie) para que la masa termine de asentarse bien, se rellene cada rincón del molde y se expulsen así las posibles burbujas de aire formadas durante el mezclado de los ingredientes. Alisamos la superficie de manera uniforme con una espátula pequeña, procurando que quede ligeramente más alta por los lados que por el centro para que suba de manera uniforme y no se formen irregularidades en la superficie, que acabará siendo la base de nuestro bundt cake.
  10. Finalmente, espolvoreamos uniformemente la superficie de la masa con los 15 g (2 cucharadas) de harina restante que habíamos reservado y, con la ayuda de una cuchara, añadimos la mermelada sobre ésta, tratando de evitar que entre en contacto con los laterales del molde y el tubo central.
  11. Horneamos durante unos 55 minutos o hasta que al insertar una brocheta (o cake tester) en el centro; si sale limpia de migas ya está, si no, vamos comprobando cada par de minutos hasta que finalmente lo haga.
  12. Una vez horneado correctamente, lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar en el molde durante 10 minutos exactamente sobre una rejilla. Pasado este tiempo, el bizcocho se habrá despegado ligeramente del molde por sí mismo. Aun así, damos unos golpecitos contra el banco de la cocina de nuevo y movemos con cuidado en todas las direcciones. Así nos aseguramos de que se ha despegado por completo de las paredes y del fondo del molde. Le damos la vuelta con cuidado y lo dejamos enfriar por completo sobre la rejilla antes de decorar.
  13. Antes de cortar y servir, espolvoreamos con un poco de azúcar glass y dejamos caer unas almendras laminadas por encima.

    Se conserva bien cubierto durante 3-4 días a temperatura ambiente.
    Firma Rosa M Lillo
Notas
- Para esta receta, yo he utilizado el modelo del molde Anniversary de Nordic Ware® porque me encanta su sencillez y elegancia, pero cualquier otro modelo hará su papel a la perfección.
- Aunque en la receta original suele recomendarse mermelada de frambuesa, este bundt cake (o su versión original en forma de tarta) queda igualmente perfecto con cualquier mermelada que nos guste, especialmente de frutas con un toque algo ácido, pues combina a la perfección con el sabor de las almendras.
- Debido a la diferencia de densidad entre la masa del bizcocho y la mermelada, esta última se suele hundir hasta el fondo (que en este caso, al tener que voltear el bizcocho al desmoldarlo, acabará siendo la parte superior) durante el horneado y sin dejar ni el más mínimo rastro a su paso hagamos lo que hagamos. Aplicando una capa de harina sobre la masa sin hornear antes de añadir la mermelada, podemos evitar que llegue a incluso a quedarse fuera del bizcocho, pero todo depende siempre de la proporción materia grasa / azúcar / agua que contenga la receta. Aun así, si probáis a hacer esta receta y dais con la forma de mantener la mermelada a raya, soy toda oídos...

Fuentes:
Bakewell Town Council
BBC
Bakewell Online
Discover Derbyshire and the Peak District

Posts Relacionados

21 Comentarios

  • 2 años ago

    Con esta descripción tuya de “uno de los bizcochos más exquisitos que he probado nunca” no me das otra opción… Me creas necesidades!!! 🙂
    Un besito y felices fiestas guapísima!!

    • Mira que lo siento, querida Patri… 😛 En serio, suena a tópico, pero es que no puedo decirlo más claramente (claro, que en casa nos encantan las cosas con almendras <3 )
      Gracias por estos ratitos tan chulos y felices fiestas a ti también, bonita!

  • alicia
    2 años ago

    Qué bizcocho más espectacular y qué historia tan interesante 🙂 Las preciosas imágenes te transportan directamente a ese té de las 5… qué deleite mañanero jejej
    Mucha suerte en el concurso!! (ya eres una ganadora con este blog tan bonito y que tantos momentos deliciosos nos proporciona a los que lo seguimos :))

    • Muchas gracias, Alicia, el deleite es leer comentarios tan calurosos como el tuyo <3
      Pues me encanta que te haya gustado la historia y la recreación; no veas cómo disfruto yo descubriendo estas joyitas 😉
      Un besito gordo, gordo y a ver qué tal va!

  • 2 años ago

    Espero que ganes el concurso porque tanto el bundt cake como la historia lo merecen.
    Besos y buenas vacaciones

    • Eres muy amable, Sara, pero eso no es una novedad. Te agradezco enormemente que formes parte también de este post y esta receta. Me alegro de que hayas disfrutado con esta propuesta mía. La verdad es que gano cada vez que recibo vuestras increíbles impresiones; así que gracias una vez más.
      Un beso enorme y buenas vacaciones a ti también 😉

  • 2 años ago

    Simplemente delicioso este bundt cake, no he probado la Bakewell Tart pero me encanta usar almendras en los bizcochos y la mermelada de frambuesa me vuelve loca, así que casi estoy saboreando un trozo. Y con el añadido de que me has transportado al Peak District que tan buenos recuerdos me trae.
    Mucha suerte en el concurso, tal vez me aníme a participar, a ver si me estrujo un poco el cerebro y se me ocurre algo interesante.
    Un besote y que pases un buen fin de semana.

    • Sí, estrújate y participa! 🙂 Y ya si encuentras ese hueco casi mítico para hacer este bundt cake o su versión tarta, mejor que mejor. Porque si te gusta la almendra en los dulces y la mermelada de frambuesa, compañera, éste es tu sabor!
      Mil gracias, preciosa, y un beso grande. Feliz primavera!

  • 2 años ago

    Madre mía! Menuda pinta! Esto lo tengo que probar yo, con lo que me gusta ponerle almendra a todo! Jeje
    El sábado lo pruebo seguro! Tengo una fondant cake y dudaba que bizcocho hacer, ahora ya lo se, me pido el tuyo!
    La elaboración parece ser sencilla, parecida al Orange madeira, así que no tengo escusa para no probarlo; fàcil y por lo que se aprecia en las maravillosas fotos, riquísimo!
    Mucha suerte en el sorteo! Un beso

  • 2 años ago

    Felices pascuas, que creo se ha cortado en el comentario anterior, jeje.
    Un beso

    • No sé cómo funcionará con fondant, espero que bien. Sí que es fácil. Y rica! 😀 Espero que la pruebes y me cuentes; ya verás, ya…
      Felices Pascuas a ti también, guapa.
      Un beso

  • Juana
    2 años ago

    Me encanta, me encanta… Tiene una pinta exquisita. Lo hago sí o sí.
    Tengo una duda; ¿por qué se usa harina con levadura incorporada y además se añade levadura y bicarbonato?
    Gracias y enhorabuena por tu blog.

    • Hola Juana, qué alegría que te haya gustado! Después de probarlo, además, verás como tu intuición no te engañaba… 😉
      Lo cierto es que la repostería británica es muy aficionada a usar harina leudante (self-raising flour) en sus bizcochos; generalmente, es muy práctica porque tiene la cantidad justa de levadura que se necesita según la harina empleada. En esta ocasión, al usar además almendra molida, es necesario añadir algo más de levadura para que suba bien a pesar del peso extra. El bicarbonato se usa por la presencia del buttermilk, que tiene un componente ácido. Si prefieres usar harina normal, añade 1 cucharadita de levadura química por cada 110 g de harina requerida en la receta.
      Espero que te haya servido y que me cuentes qué tal si lo pruebas 😉
      Gracias por tu confianza y tu comentario.
      Un beso

      • Juana
        2 años ago

        Está buenísimo… nos ha gustado muchísimo… qué armonía de sabores…
        A mí también se me ha oído la mermelada al fondo… creo que es cuestión de consistencia de la masa. Esta es tan esponjosa… que la mermelada pesa más…
        Muchísimas gracias por la receta y… me quedo por aquí… que todo lo que he visto me ha entusiasmado…
        Besos.

      • Cómo me alegro de que os haya gustado! Gracias por compartir tu experiencia 🙂
        Un beso, Juana

  • 2 años ago

    Me encanta Rosa! Todo lo que lleve buttermilk, la verdad! Cruzo los dedos y te digo “merde!” para el concurso.
    So

  • 2 años ago

    Me había perdido esta maravilla, Rosa! Qué rico bundt y qué serenidad transmiten las fotos… Me veo sentada a esa mesa con una taza de té en una mano y un trozo de ese bundt cake en la otra…
    Muy interesante la historia también!
    Un besito y mucha suerte!!

    • Muchas gracias, Eva! Me alegro de que te haya llegado todo eso, porque es justo lo que quería compartir con vosotros.
      Un beso a ti también <3

      • cristina
        2 años ago

        Enhorabuena! unas recetas estupendas, un diseño encantador y para las fans de Jane Austen en general y de¨”Orgullo y prejuicio” en particular un valor añadido irresistible.Y una sugerencia ¿por qué no publicas la receta original? Gracias y felicidades otra vez

      • Muchas gracias, Cristina, por tu amable comentario. Encantada de tenerte por aquí. Tomo nota (no creas que no me quedé con las ganas, pero las circunstancias requerían otra vuelta de tuerca 😉 )
        Un beso

¿Quieres contarme qué te ha parecido? ¡Me encantaría conocer tu opinión! :)