Trufas de chocolate {y que viva el amor!}

in english

Sí, ya sé que estos últimos días estamos invadidos por un incesante aluvión de imágenes y alusiones a San Valentín por todas partes, especialmente aquí, en la red. Lo cierto es que nunca le he prestado demasiada atención a este tema, de hecho, no estoy segura de haber comprado un regalo o haber escrito una tarjeta por San Valentín jamás. Sin embargo, en esta ocasión, me he descubierto a mí misma dándole vueltas al tema más de una vez mientras hacía estas irresistibles trufas de chocolate. En fin…

Trufas de chocolate con cacao

Porque a ver, ¿quién se acuerda, a estas alturas del cuento, de las pasadas Navidades? Exactamente. Y es que la idea es celebrar, sea cual sea la ocasión y las últimas fiestas parecen ser algo del pasado lejano, remoto, prácticamente ya olvidadas. Así pues, era hora de empezar a preparar una nueva excusa para organizar un nuevo día especial a marcar en el calendario.

Trufas de chocolate con cacao

Casi con toda probabilidad, muchos estaréis (o más bien, estaremos) pensando que todo este tinglado de San Valentín no es más que una martingala ideada por los comercios y grandes superficies para que sigamos consumiendo sin pararnos a pensar en el motivo. Puede ser. Pero incluso así, tanto si lo celebras como si no, ¿vas a quedarte ahí parado, mirando impasible estas pequeñas preciosuras, sin ni siquiera considerar la idea de intentarlo? Pues bien, si nunca las has hecho con anterioridad, puede que te guste saber que pocas cosas tan irresistibles pueden resultar tan sencillas de hacer como estas trufas de chocolate. Ésta ha sido mi primera vez también, y os puedo asegurar que, de ahora en adelante, en casa no entran más trufas de chocolate compradas. De haberlo sabido antes…

Trufas de chocolate con cacao

La receta base es, una vez más, una rica ganache de chocolate negro. Es posible que si es tu primera experiencia con este término te parezca algo súper sofisticado, casi incluso intimidatorio. Pero por muy francés que sea su origen, no hay nada que temer; si sigues estas sencillas pautas, te aseguro que triunfarás de todas todas. En esta ocasión, la proporción de chocolate con respecto a la de nata es bastante mayor que en otras aplicaciones de esta crema, pues las trufas necesitan una mayor consistencia para poder conservar su forma durante y tras el modelado. Y eso es todo: chocolate y nata fundamentalmente (y una importante dosis de amor, por supuesto 😉  ). ¿Decidido? Pues en un ratito de nada las tienes.

Así que, ¡que viva el amor! (y el chocolate…).

Trufas de Chocolate
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Patries & Confections
Tipo de cocina: French
Raciones: 24-25
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)

  • 300 g (10 ½ oz) de chocolate negro de buena calidad (mín. 50% cacao), troceado en pequeños trozos (yo he usado Chocolate Puro Valor)
  • 30 g (2 cucharadas) de mantequilla sin sal
  • 180 ml (¾ cup) de nata líquida (mín. 35% MG)
  • 25 g (2 cucharadas) de azúcar vainillado*
  • 30 ml (2 cucharadas) de café expreso y/o licor, tipo: rom, brandy, Grand Marnier, Baileys o cualquier otro que nos guste (opcional)
  • 25 g (¼ cup) de cacao puro en polvo, para recubrir (yo he usado Cacao puro en polvo desgrasado de Valor)
Elaboración
  1. Colocamos el chocolate troceado junto con la mantequilla, también cortada en pequeños dados, en un cuenco mediano resistente al calor. Reservamos.
  2. En un cazo mediano a fuego medio, combinamos la nata y el azúcar y removemos continuamente con unas varillas hasta que este último se disuelva por completo.
  3. Llevamos a ebullición e inmediatamente vertemos sobre el chocolate y la mantequilla y dejamos reposar durante un par de minutos sin remover.
  4. Pasado este tiempo, y con ayuda de una espátula de silicona o unas varillas, empezamos a combinar la mezcla de chocolate y nata hasta que adquiera una textura suave y brillante. Si vamos a añadir café o algún licor, ahora es el momento. Mezclaremos siempre empleando movimientos envolventes con suavidad, de forma que no se incorpore demasiado aire a la mezcla; de lo contrario, podrían quedar atrapadas en el interior al solidificarse y no queremos una ganache esponjosa.
  5. Dejamos enfriar sobre una rejilla a temperatura ambiente durante unas 2-3 horas. También podemos acelerar este proceso si refrigeramos la mezcla, bien cubierta con film transparente, durante unos 15-20 minutos una vez templada. Nuestra ganache no ha de quedar ni demasiado dura ni demasiado blanda; lo justo para poder modelarla y que conserve su forma con facilidad.
  6. Con ayuda de una cuchara (yo suelo utilizar mi tablespoon de medir, porque es redonda y tiene el tamaño perfecto), vamos cogiendo cucharadas de ganache y, con las manos bien secas (incluso, espolvoreadas con un poco de azúcar glass), les vamos dando forma de bola, lo más redonda posible, hasta que ya no nos quede más ganache.
  7. Una vez formadas nuestras trufas, las colocamos en una fuente amplia, las cubrimos con film transparente y refrigeramos durante al menos 2 horas.
  8. Una vez listas nuestras trufas, tamizamos el cacao en un cuenco amplio o plato hondo.
  9. Retiramos las trufas del frigorífico y empezamos a pasarlas por el cacao, haciéndolas rodar con suavidad, de forma que toda la superficie exterior quede perfectamente recubierta. Yo prefiero hacerlo de una en una para poder controlar mejor el proceso, pero también podemos introducirlas todas a la vez y remover con mucha suavidad, asegurándonos de que todas han quedado recubiertas de cacao.
  10. Finalmente, una vez recubiertas todas las trufas, sacudimos con suavidad el exceso de cacao con ayuda de un pincel de repostería. Y ya están listas nuestra trufas de chocolate para terminar de rematar una velada perfecta.

    En el improbable caso de que sobren, se han de conservar en un recipiente hermético durante 2-3 días (hasta 4 si se mantienen refrigeradas).
    Firma Rosa M Lillo
Notas
* - En caso de no disponer de azúcar vainillado, se puede utilizar sencillamente azúcar blanco. Sin embargo, conviene saber que hacer tu propio azúcar vainillado casero no puede ser más fácil: Si alguna vez has utilizado vainas de vainilla para aromatizar leche (por ejemplo, al hacer crema pastelera), no se te vaya a ocurrir tirarlas una vez terminada la receta. Lávalas y prueba a introducirlas en un tarro hermético de cristal con azúcar blanco y, en poco tiempo (unos 8-10 días), tendrás azúcar aromatizado casero. Como le habrás quitado las semillas, el aroma será más sutil que si hubieras hecho azúcar vainillado al uso, pero te aseguro que incluso así es un escándalo de rico. Puedes utilizarlo del mismo modo que el azúcar blanco para dar un toque extra de sabor a cualquier elaboración dulce.
- Si al trocear el chocolate, hubiera quedado algún pedazo más grade, es posible que no se acabe de fundir al entrar en contacto con la nata caliente. Introduce el recipiente en el microondas a potencia media durante unos segundos (no más de 10) y prueba de nuevo. También podemos colocar el cuenco al baño María (sin que éste toque el agua hirviendo) mientras removemos con las varillas hasta que no queden restos sólidos de chocolate.
- En lugar de cacao, también podemos recubrir nuestras trufas de chocolate con fideos de chocolate, coco rallado, frutos secos picados, sprinkles de colores, etc.

Posts Relacionados

8 Comentarios

  • 3 años ago

    Mmmmmmm! Ahora mismito me comía unas cuantas! Que ricas están! En casa suelo hacerlas, y estas navidades hicimos con los nenes del Centro y les encantaron! Jejeje.
    PD: las fotos me encantan! Las ilustraciones del libro una pasada.
    Un beso guapa

    • Tú te lo montas genial con esos nenes; tienen que estar la mar de contentos! Gracias, Noelia, me encanta este tipo de libros! Son tan bonitos… <3
      Un beso

  • 3 años ago

    Que bonito este post! Que tierno! Y el chocolate…yummmm. Muy rico. Necesito hacer estos este fin de semana. Voy a una fiesta. Quiero traer galleticas y estos! xo un beso.

    • Pues triunfarás seguro! Yo las llevé a una reunión con amigos también y antes de colocar la última, ya ni quedaban!!! :O
      Muchas gracias, preciosa! Un beso <3

  • Para mi nada habla de amor como el chocolate. Si me das un coulant o unas trufras ricas, por mi déjate de tartas ni de buttercream, ni merengue, ni nada. Yo siempre prefiero el chocolate. Más aún, me cuesta horrores hacer recetas que no lleven absolutamente nada de chocolate.
    Sobre San Valentín… hay años para todo, aunque en general, no lo celebro. Es verdad que una relación hay que alimentarla todos los días del año. También es verdad que no hace daño tener un detalle y si San Valentín es una excusa, pues es respetable. A mi todo me parece válido mientras te haga feliz.
    Un beso Rosa

    • Menuda chocoadicta estás tú hecha, amiga Mercedes 😉 ! Pero no puedes tener más razón, hay que centrarse en lo que a cada cual nos hace feliz. Muchas gracias por este ratito de compañía. Que pases un buen finde, guapa!
      Un beso

  • Bea Recetasymas
    3 años ago

    Hace poco hice trufas por primera vez, que delicia y que poco duraron, me las quitaron de las manos, jajajaaj!!! Estas tuyas también las quiero probar, con el licor seguro que le dan un toque buenisimo!!! Ale, otra cosa pa la saca…:P
    Besotesssss

¿Quieres contarme qué te ha parecido? ¡Me encantaría conocer tu opinión! :)