Boston Cream Pie {una deliciosa anomalía}

in english

Si hay algo para lo que siempre estoy más que dispuesta es para una buena receta de esas de toda la vida. Y aun así, al margen de esto, hay algo en concreto sobre esta tarta llamada Boston Cream Pie que me llamó la atención nada más oír su nombre; precisamente eso, su nombre. ¿Cómo es remotamente posible que una tarta tan obviamente del tipo layer cake pudiera llamarse “pie?

Y así, el desafío estaba servido y no podía ser más sugerente, en todos los sentidos. Lo primero, pues, era tratar de averiguar a qué se debía semejante incongruencia para, a continuación, acabar saboreando el resultado de la intrigante tarta. Y me puse manos a la obra con la primera fase.

Tarta Boston Cream Pie

Según Linda Stradley, autora de What’s cooking America, el hecho de que a esta tarta la conozcamos por dicho nombre se debe a que a mediados del siglo XIX los moldes para tartas tipo “pie eran mucho más habituales que los utilizados hoy por hoy para las layer cakes. Se cree que las primeras versiones de las llamadas layer cakes (más conocidas como ‘jelly cakes’ por aquel entonces) se horneaban en moldes típicos para tartas tipo “pies” y se servían cortadas en forma de triángulo de la misma manera que aquéllas. También se suele considerar que la Boston Cream Pie sería una versión posterior de la originaria “Pudding Cake Pie” estadounidense.

Actualmente, la terminológicamente controvertida tarta consiste en dos bizcochos unidos por un relleno de crema (generalmente, crema pastelera) y recubierta con una cobertura de chocolate (ganache de chocolate), adición que no se produjo hasta los años cuarenta. Sin embargo, la tarta se solía servir prácticamente sin ningún tipo de acompañamiento o, como mucho, espolvoreada con un poco de azúcar glass.

Tarta Boston Cream Pie

Y así, la Boston Cream Pie fue convirtiéndose en uno de los postres más populares y codiciados de los Estados Unidos (la favorita, por ejemplo, de Frank Sinatra, la familia Kennedy… entre otros), hasta el punto de ser declarado postre oficial de Massachusetts en 1996, superando a las archiconocidas Toll House Cookies. Una competición de lo más reñida, ¿no creéis?

Y por si todo lo anterior no fuera suficiente, es tan sencillo hacer esta tarta en casa como impresionante el resultado; tres texturas diferentes en un sólo bocado. Vamos, un regalo para el paladar. Y es que ¿quién podría resistirse a un clásico así? Mientras pensáis en la respuesta, aseguraos de que disfrutáis de vuestra tarta.

Otras fuentes: Tori Avey’s History Kitchen

Boston Cream Pie
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Cakes
Tipo de cocina: American
Raciones: 8-10
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el bizcocho:
Para el relleno (la crema pastelera):
  • 250 ml (1 cup + 2 cucharaditas) de leche entera
  • 1 vaina de vainilla
  • 65 g (¼ cup + 1 cucharada) de azúcar blanco
  • 20 g (3 cucharadas) de harina fina de maíz (tipo Maizena)
  • 2 yemas de huevo (L)
Para la cobertura de chocolate:
  • 120 ml (1/2 cup) de nata líquida (mín 35 % MG)
  • 115 g (4 oz) de chocolate negro (50% cacao)
Elaboración
Del bizcocho:
  1. Precalentamos el horno (eléctrico) a 175ºC (350º F) y colocamos la rejilla a media altura.
  2. Engrasamos 2 moldes redondos (fondo y laterales) de 20 cm (8") de Ø. Recortamos el papel de horno con la forma de la base de los moldes (usamos una base como plantilla; es más fácil y rápido si doblamos el papel en 2 y recortamos sólo una vez) y colocamos los 2 círculos en el fondo de cada molde. Engrasamos también sobre el papel. Reservamos.
  3. Separamos las claras de las yemas cuando los huevos aún estén fríos —colocamos las 4 yemas en el cuenco de nuestra amasadora equipada con las varillas y las claras de 2 huevos en un cuenco grande—, cubrimos ambos cuencos con film transparente y dejamos que se aclimaten a temperatura ambiente.
  4. Mientras tanto, en un cuenco mediano aparte, tamizamos la harina junto con la levadura química y la sal.
  5. Añadimos la ralladura de limón a la mezcla anterior de ingredientes secos y mezclamos con unas varillas hasta combinar bien. Reservamos.
  6. En un cazo mediano, calentamos la leche y la mantequilla a fuego medio hasta que la mantequilla se derrita, removiendo constantemente y sin que la mezcla llegue a hervir.
  7. Retiramos del fuego y añadimos el extracto de vainilla. Removemos bien, cubrimos y reservamos.
  8. Empezamos a montar las claras batiendo con las varillas a velocidad media hasta que espumen. Añadimos entonces el cremor tártaro y seguimos batiendo, ahora ya a velocidad alta, hasta que quede bien incorporado. Sin dejar de batir vamos añadiendo 100 g ( ½ cup ) del azúcar gradualmente, una cucharada cada vez, hasta conseguir una consistencia densa y brillante y se formen picos suaves al levantar las varillas de las claras. Reservamos.
  9. En el cuenco de nuestra amasadora equipada con las varillas (o en otro cuenco grande), batimos todas las yemas junto con los 150 g ( ¾ cup ) restantes del azúcar a velocidad media-alta durante unos 5 minutos hasta que la mezcla palidezca y adquiera una textura esponjosa.
  10. Sin dejar de mezclar, vamos añadiendo la leche caliente poco a poco hasta que quede todo perfectamente combinado.
  11. A continuación, agregamos los ingredientes secos reservados (harina, levadura química, sal y ralladura de limón) en dos tandas, mezclando a velocidad baja sólo lo justo hasta que se hayan incorporado.
  12. Añadimos una pequeña cantidad de las claras montadas a la mezcla anterior y, con ayuda de una espátula de silicona o unas varillas grandes, vamos integrándolas muy suavemente empleando movimientos envolventes hasta que la masa quede un poco más ligera. A continuación, añadimos el resto de las claras montadas en dos tandas, integrándolas del mismo modo. Es muy importante no mezclar en exceso o las claras bajarían y nos quedaríamos con una masa densa y pesada en vez de ligera y esponjosa como es el objetivo.
  13. Dividimos la masa en 2 partes iguales, la repartimos entre los 2 moldes que teníamos preparados y alisamos la superficie con una espátula pequeña angulada.
  14. Horneamos durante 25-30 minutos. Antes de sacar los bizcochos, comprobamos si están bien horneados insertando una brocheta o cake tester en el centro; si sale limpia ya está, si no, vamos comprobando cada par de minutos hasta que salga.
  15. Una vez horneados correctamente, los sacamos del horno y los dejamos enfriar en sus moldes sobre una rejilla durante 10 minutos.
  16. Finalmente, desmoldamos y dejamos enfriar por completo bocabajo sobre una rejilla antes de montar nuestra tarta. Si tenemos tiempo, una vez fríos, envolvemos nuestros bizcochos en film transparente individualmente y los dejamos en el frigorífico durante toda la noche para que se asienten mejor la miga y los sabores.
Del relleno (crema pastelera):
  1. Empezamos aromatizando la leche, colocándola en un cazo junto con la vaina de vainilla, abierta longitudinalmente con anterioridad. Llevamos a ebullición a fuego medio, retiramos, removemos y reservamos.
  2. En un cuenco mediano aparte batimos bien las yemas junto con el azúcar hasta que la mezcla palidezca y se vuelva más densa y esponjosa.
  3. A continuación, añadimos la harina fina de maíz y seguimos mezclando hasta que quede todo perfectamente ligado.
  4. Seguidamente, sobre la mezcla anterior vertemos poco a poco la mitad de la leche aromatizada sin dejar de remover.
  5. Una vez todo bien combinado lo volvemos a poner a fuego lento junto con el resto de la leche, removiendo constantemente par que no se formen grumos ni se pegue al cazo hasta que espese (hay que tener en cuenta que conforme se vaya enfriando, espesará aún más).
  6. Retiramos y dejamos enfriar cubriéndola con film transparente bien pegado a la superficie de la crema para evitar la formación de una película reseca en la capa superior, así como la condensación de gotas de agua debido al calor. Reservamos.
De la cobertura de chocolate:
  1. Troceamos el chocolate y lo colocamos en un cuenco mediano resistente al calor.
  2. En un cazo pequeño, llevamos la nata a ebullición. Una vez hierva, la vertemos inmediatamente sobre el chocolate troceado y dejamos reposar durante 1 minuto.
  3. Removemos con una espátula de silicona hasta combinar por completo y dejamos templar unos minutos. Reservamos.
Montaje de la tarta:
  1. Si fuera necesario, con un cuchillo de sierra largo o lira recortaremos los bizcochos lo justo para igualar y nivelar las superficies. Con la ayuda de un pincel de repostería limpiamos los bizcochos suavemente de las posibles migas sueltas que hayan podido quedar.
  2. Colocamos el primer bizcocho boca arriba sobre el plato sobre el que se vaya a servir la tarta (usaremos siempre primero el que haya quedado menos agraciado) y, con ayuda de una espátula pequeña angulada (o una cuchara) extendemos uniformemente una generosa capa de crema pastelera hasta llegar al borde.
  3. A continuación, colocamos el segundo bizcocho boca abajo bien centrado sobe la capa de crema, presionando ligeramente para que quede bien asentado.
  4. Finalmente, vertemos la cobertura de chocolate sobre la tarta, extendiéndola uniformemente por todo la superficie con ayuda de una espátula pequeña, dejando que caiga ligeramente por los lados.

    La tarta se conserva durante durante 2-3 días siempre en el frigorífico y bien cubierta.
    Firma Rosa M Lillo
Notas
– Antas de montar las claras, asegúrate de que tanto el cuenco como las varillas están perfectamente limpios y libres de cualquier rastro de grasa.
– A la hora de montar las claras, comprueba que no haya ni rastro de yema entre las claras o no se montarán.
– Puedes saltarte todo el paso de montar las claras y añadir los huevos (2 huevos enteros y 2 yemas) todo de una vez. La miga quedará igualmente jugosa y tierna, aunque quizás algo menos esponjosa.
– Recuerda: a la hora de montar la tarta, tanto el bizcocho como la crema pastelera han de estar fríos, pero la cobertura de chocolate algo caliente.
– Día nacional (USA) del Boston Cream Pie: 23 de octubre

 Receta del bizcocho adaptada del Boston Cream Pie de Martha Stewart

Posts Relacionados

22 Comentarios

  • Olga
    3 años ago

    Estoy convencida de que en tu casa no podéis dar abasto para comeros todas las cosas tan ricas que preparas, más que nada porque cada día haces una cosa. Las fotos son siempre impresionantes y me imagino que saben mejor. Te ofrezco mi dirección para enviarme lo que quieras cuando quieras porque tanto dulce para la misma familia no puede ser bueno y en la mía hace falta mucho azúcar. Confesándome una inútil de la pastelería, tus correos con sus fotos me llenan siempre de alegría y de sana envidia. Felicidades de corazón.

    • Jajaja… Es verdad que a veces se nos acumula un poco la super producción 😉 Pero siempre hay algún alma caritativa dispuesta a colaborar 😉 (con gusto te enviaría uno de cada!).
      No sabes lo que me emociona que los correos con mis recetas te lleguen así de alegremente (siento lo de la envidia 😉 ), así que te agradezco de corazón tu comentario; después de preparar las recetas es lo que más me ilusiona 😀
      Un besito, Olga

  • 3 años ago

    Nos ha encantado la receta!!! Sin duda, no nos podremos resistir!!! Ya te contaremos que tal nos queda. Besos!!!

  • 3 años ago

    Uy Rosa, que rica y fácil parece esta tarta. No la conocía pero tiene una pinta estupenda. Me ha gustado mucho, es una muy buena opción para sorprender a los invitados a una cena en casa sin volverte medio loca con tanto plato. Un besito. Maite

    • Sí que es fácil! Tanto como agradecida. No podías acertar más con lo de que quedaría genial en una comida/cena con invitados.
      Gracias mil por este ratito por aquí, Maite, es siempre un placer 😀
      Un beso, preciosa!

  • 3 años ago

    Que buena pinta. Cuando era nina, las donas de boston cream eran mi favoritas! Ya yo quiero comer esta torta! xo

    • Pues esos tengo que probarlos; he leído mucho sobre ellos y tienen que ser una auténtica delicia! Qué infancia más dulce la tuya 🙂
      Gracias por compartirla conmigo un poquito
      Un beso y feliz semana!

  • 3 años ago

    Estupenda esta tarta! Se nos hace la boca agua! y con el ganache por encima…menuda perdición! Merci por la historia y el origen del nombre/tarta! nos ha encantado
    Besitos
    Tamara&Gemma (El Secreto Endulzado)

    • Gracias a vosotras! Me chifla investigar sobre el origen de las cosas que perduran a lo largo del tiempo. Siempre hay una muy buena razón detrás 😉
      Un beso

  • 3 años ago

    Guauu que fotos tan espectaculares, dan ganas de atravesar la pantalla!!! A mi me encanta esta tarta, me parece muy suave y con un intenso sabor a chocolate!!! Te ha quedado perfecta!

    Besos!
    http://bakelosophy.blogspot.com.es/

  • 3 años ago

    Menuda pinta de tarta, riquísima.
    Besos

  • Never tried Boston cream pie, but now I really am craving it! Yours looks stunning and simply delicious, Rosa! 😀 xx

  • 3 años ago

    Me pido el trocito ese de la pala…directo a mi!!!!
    Aunque a estas horas, soy capaz de la tarta entera. Ese chocolate chorreando me vuelve loca.
    Un besazo!!!

  • 3 años ago

    Oh God I posted in the English version and it’s lost? let me post again!
    You got it ‘fair and square’ gal. Thanks for sharing that beautiful story of Boston Cream pie. The “cake” looks so delicious. I am a sucker for anything with chocolate. I love chocolate more than words can express. Thanks for making my mouth water and please consider mailing to North America. have a lovely Sunday!
    Liz

    • Oh, Liz, it’s not lost! Your comment is alive and well in the English version too, but now I’m doubly happy to have you here as well 😉
      Un beso!

  • 3 años ago

    Pintaza!

¿Quieres contarme qué te ha parecido? ¡Me encantaría conocer tu opinión! :)