Phoskitos caseros {Chocolate & Cream Rolls}

in english

Hay vida después de las vacaciones de verano. Y no tiene por qué ser más dura de lo estrictamente necesario. Así que aquí estoy hoy con mi pequeño homenaje a modo de resarcimiento. Hay pocas cosas que nos transporten tanto a las meriendas de nuestra infancia como los Phoskitos®, gastronómicamente hablando. Es verdad que los había más de otros bizcochillos, como las ‘Panteras Rosas’, los ‘Trigretones’… Pero es innegable que los primeros eran toda una fiesta cuando caían en nuestra manos; manos que acaban llenas de chocolate que nos relamíamos hasta la hora de la cena! Claro está que los Phoskitos caseros, como tantas y tantas cosas, nunca serán una réplica exacta de los industriales, pero ahí reside su encanto y su virtud.

Chocolate and Cream Rolls

No sé si os ha pasado alguna vez que os habéis encontrado con que a algunos niños (y otros no tanto), al probar la versión casera de algún producto consumido habitualmente en su formato industrial, se les queda una cara como de extrañeza, hasta el punto de apartar y descartar algo que con gusto se habrían zampado sin pensarlo dos veces de haber venido envasado en un envoltorio de lo más vistoso y con unas letras fácilmente reconocibles por todos. A mí sí, e inicialmente no salgo de mi asombro. Además de la presentación, el sabor nunca es exactamente el mismo, por no hablar de las texturas. Los productos industriales tienen un acabado perfecto —al fin y al cabo, los elaboran por cientos y en cuestión de minutos máquinas de lo más sofisticado—, y su sabor es una auténtica fiesta para nuestras papilas más perversas.

Sin embargo, después de reconsiderar la escena un poco más, identifico perfectamente la sensación. Además de que nunca he sido principalmente golosa, de pequeña tampoco era, lo que se dice, la niña mejor ‘comiente’ del lugar. Podía pasar el día a base de patatas fritas y yogur. Ha sido con el tiempo que he ido aprendiendo a disfrutar de casi todo tipo de alimentos y a interesarme por sabores nuevos. Y a apreciar la buena comida de verdad. Así que no temáis, no me voy a poner en plan ‘¡qué mal se come ahora!’. Ese tipo de afirmaciones, por lo general, no suelen tener mucho fundamento; todo es cuestión de quiénes somos en el momento en que nos ponemos a mirar.

Chocolate and Cream Rolls

Aun así, independientemente de la nota nostálgica, he de confesar que, desde hace ya un tiempo, mucho antes de que comenzara con el blog, me cuesta mucho comprar bollería industrial. Aunque algunos de los productos más populares son casi una hazaña intentar reproducirlos en casa, otros son tan sencillos que merece la pena intentarlo de todas todas. Y estos Phoskitos caseros son un claro ejemplo; con un puñado de ingredientes, que fácilmente tendremos por casa de forma habitual —harina, huevos, azúcar y chocolate—, y poco más de una hora, incluyendo tiempos de espera (vamos, lo que dura un capítulo de nuestra serie favorita), podemos disfrutar de un bocado delicioso, libre de ingredientes innecesarios para nuestra salud. Y tampoco los vamos a estar haciendo a diario, así que no hay más que ponerse manos a la obra…

¿Quién se anima?

Phoskitos caseros {Chocolate & Cream Rolls}
 
Tiempo de Prep (esperas incl.)
Tiempo de Cocción
Tiempo Total
 
Autor:
Tipo de receta: Rolls & Buns
Tipo de cocina: Spanish
Raciones: 12
Ingredientes
(Todos los ingredientes han de estar a temperatura ambiente, salvo que se indique lo contrario)
Para el bizcocho:
  • 4 huevos (L)*
  • 125 g (½ cup + 2 cucharadas) de azúcar blanco
  • 125 g (≈ 1 cup) de harina de trigo floja
  • ¼ cucharadita de sal
Para el relleno:
Para la cobertura de chocolate:
  • 250 g (8¾ oz) de chocolate de cobertura (negro o con leche, al gusto)
  • 25 g (≈ 1 oz) de manteca de cacao**
Elaboración
Del bizcocho:
  1. Precalentamos el horno (eléctrico) a 170ºC.
  2. Cubrimos la bandeja del horno con papel vegetal para hornear y reservamos.
  3. Separamos las claras y las yemas. Este paso es más fácil si lo hacemos con los huevos aún fríos, pero habremos de esperar que se aclimaten a temperatura ambiente antes de trabajar con ellos.
  4. En un cuenco grande, batimos las yemas enérgicamente junto con la mitad del azúcar hasta que adquieran una textura esponjosa, aumenten de volumen y hayan aclarado su color. Reservamos.
  5. En otro cuenco grande, montamos las claras con unas varillas. Cuando hayan empezado a espumar, vamos añadiendo la otra mitad del azúcar progresivamente (una cucharada cada vez) y seguimos batiendo hasta que se formen picos suaves.
  6. Seguidamente, añadimos las claras montadas a las yemas en varias tandas, mezclando con suavidad entre una y otra con la ayuda de una espátula.
  7. A continuación, tamizamos directamente la harina y la sal sobre la mezcla anterior y, empleando movimientos envolventes para que las claras no pierdan su volumen, mezclamos hasta integrar completamente.
  8. Vertemos la mezcla en la bandeja de horno que teníamos reservada cubierta con papel vegetal, asegurándonos de que llega a los 4 rincones y queda lo más lisa posible. Podemos usar una espátula, pero si apoyamos la bandeja sobre una superficie lisa y la movemos con suavidad de derecha a izquierda, adelante y atrás unas cuantas veces, el acabado será perfecto.
  9. Una vez lisa, pinchamos las burbujas de aire que hayan podido surgir en la superficie con un palillo.
  10. Introducimos la bandeja en el horno, colocándola a media altura, y horneamos durante unos 15-18 minutos o hasta que la plancha de bizcocho quede totalmente seca.
  11. Retiramos del horno y la volteamos sobre otro pliego de papel vegetal de hornear. Retiramos el papel utilizado durante el horneado con cuidado de no romper el bizcocho y lo enrollamos sobre el nuevo pliego de papel, ajustando, aunque sin apretar, para que coja bien la forma.
  12. Dejamos enfriar por completo enrollado sobre una rejilla.
Del relleno:
  1. Una vez se haya enfriado la plancha de nuestro bizcocho, procedemos a montar la nata junto con el azúcar glass, previamente tamizado, y el extracto de vainilla, batiendo enérgicamente con unas varillas hasta obtener una consistencia densa y untable. Cuidado de no excedernos en este paso o la nata se acabará "cortando" y acabaremos haciendo mantequilla.
  2. Utilizamos de inmediato.
De la cobertura de chocolate:
  1. Introducimos el chocolate troceado y la manteca de cacao en un recipiente resistente al calor y derretimos o bien al microondas o bien al baño María, lo que más cómodo nos resulte.
  2. Removemos hasta combinar por completo. (Si la cobertura hubiera quedado demasiado líquida a la hora de bañar nuestros Phoskitos, la dejaremos templar unos minutos.)
Montaje:
  1. Una vez frío el bizcocho, lo desenrollamos con cuidado de no romperlo y, con la ayuda de una espátula angulada, extendemos una fina capa del relleno de crema recién hecho.
  2. Volvemos a enrollarlo del mismo modo que la primera vez (en esta ocasión, ya sin el papel); ajustando bien, pero sin apretar en exceso.
  3. Cubrimos de nuevo con papel vegetal y refrigeramos durante una hora.
  4. Pasado este tiempo, procedemos a cortar las porciones que serán nuestros Phoskitos. Empezamos recortando los extremos para igualar el corte y seguimos cortando rodajas de unos 2 cm aprox. con un cuchillo de sierra bien afilado.
  5. Colocamos las espirales de bizcocho y crema sobre una rejilla y las vamos bañando con la cobertura de chocolate. Es aconsejable colocar un plato o fuente debajo para recoger el excedente de chocolate que vaya cayendo; lo necesitaremos.
  6. Refrigeramos hasta que el chocolate se haya endurecido por completo (si no hace mucho calor, podemos dejar que se endurezca a temperatura ambiente) antes de servir.

    Conservar refrigerados (sobre todo en caso de altas temperaturas) y bien cubiertos. Consumir antes de 3 días.

    Firma Rosa M Lillo

Notas
- *Si necesitas aumentar o reducir la receta, ten en cuenta que tanto el peso de la harina como el del azúcar será igual a la mitad del peso de los huevos utilizados.
- **En caso de no disponer de manteca de cacao, puedes sustituirla por unos 50-55 g (¼ cup) de mantequilla sin sal y 60 ml (¼ cup) de agua, aunque la textura final variará ligeramente.
- Es muy importante que el bizcocho se enfríe enrollado, de lo contrario se quebraría al intentar enrollarlo en frío.
- No se te ocurra desechar los recortes de los extremos; dan justo la energía que necesitas para bañar tus Phoskitos sin caer en la tentación...

Posts Relacionados

20 Comentarios

  • 3 años ago

    ¡Madre mía! ¡Qué recuerdos! Los que me habré comido yo en mi infancia. Me ha hecho mucha ilusión el post. Unas fotos preciosas, como siempre, ¿las haces tu?
    http://www.treintamasdiez.com

  • 3 años ago

    Eres una artista de la cocina, de la fotografía y de los bodegones!!!!! Anque no me gusten los phoskitos me has convencido para hacerlos… mis hijos seguramente no opinarán como yo y los devorarán!

    • Wow, gracias Patri! Jeje… Me alegro por tus dos soles (son casi ya como de la familia!); si los haces y les gustan ya me cuentas, ok? 😉
      Un besito, preciosa!

  • Alicia
    3 años ago

    Qué ricooos!!! Yo era más de Pantera Rosa jejej, pero estos tienen que estar deliciosos! Confieso que estaba mirando las fotos esperando con impaciencia ver el interior (lo más cercano al bocado virtual jajajaj) Todo un gusto mañanero 😉

    • Un gusto mañanero, vespertino y, si me apuras, nocturno 😉
      Espero que hayas disfrutado de tu bocado virtual, aunque no fuera una Pantera Rosa…
      Un besito, guapa!

  • 3 años ago

    Hola Rosa, de los Phoskitos no te puedo contar nada. No significa que comiera bien, más bien todo lo contrario pero yo era más de chuches y cosas saladas. Ahora si me cuentas que estas maravillas las has hecho tú, me hago del club de los Phoskerley (????) de cabeza. Qué ricos por favor….

    • Seas del club que seas, la verdad es que un rico y sencillo bizcocho, relleno de crema y bañado en chocolate parece una buena idea se llame como se llame 😉 Yo no los comía muy a menudo, porque también me iba más lo salado, pero me ha encantado hacerlos!
      Un besito. Gracias por este ratito!

  • Bea Recetasymas
    3 años ago

    Yo era más de tigretones, cuando me compraban uno era casi fiesta nacional y es que mi madre odiaba lo industrial y cada sabado nos preparaba un bizcocho que no llegaba casi ni al dia siguiente. De todos modos, alguna otra vez que me he comprado alguno por capricho me ha encantado, no se que tienen los industriales pero estan ricos y esa sensacion que comentas cuando lo haces casero es cierto, te entiendo, jeje. La verdad que yo me zamparia un par de estos phoskitos, la pinta es tremenda y seguro que mis peques tampoco le podrían pegas porque apenas comen bolleria industrial así que en casa te aseguro que sería un éxito rotundo!!!
    Preciosas fotos, son muy calidas, me encantan!
    Besotes guapa

    • Muchas gracias, Bea, encantada de que te hayan gustado!
      Las historias de los dulces y la infancia no tienen fin; habrá que ver qué cuentan nuestros peques a sus hijos… 😉 (Uy, qué vertigo me ha entrado de golpe!)
      Un besito, guapa!

  • 3 años ago

    Rosa, please send me three of four of those chocolate and cream rolls. They look totally awesome. I want to taste them please….and the photos are wonderful too! thanks for sharing!

    • I would send you a dozen! These rolls are an absolute party for children (or for those who once were) here in Spain whenever they come into sight.
      Thanks to you for stopping by. It’s always a pleasure 😀
      Un beso

  • 3 años ago

    My my, they’re just perfect! I would like to try to make them!I saved the recipe…hoping to make them in the right way! Yours are just gorgeous! Cris

    • Ohhh! Thank you, Cristina, you’re too sweet! I’m so glad you like these beauties; we at home are irrevocably all hooked up on them 😉
      Any difficulty with the language just let me know and I’ll try to help you out in any way I can.
      Have a lovely week!

  • 2 años ago

    Ahhh que monos son estos phoskitos caseros! A mi me cuesta mucho tambien comprar la bolleria industrial, y ahora aun mas. Rosa acabo de volver de un viaje de EEUU, y cuando estaba en Nueva York, por favor, que mál comia! Era dificil encontrar buena comida (por suerte encontramos un buen sitio para desayunar). Todo era tan industrial que cuando llegue el otro dia estaba varios dias mal del estómago. Comida casera al poder!!!

    • Jejeje… Al poder, sí!!! 😀
      La verdad es que salieron impresionantes! (pero no te pienso contar cómo quedó la cocina! después de varios asaltos, la cobertura de chocolate ganó el combate 😉 ).
      Cuando el desayuno es bueno, el resto se puede llevar con algo más de dignidad. Me alegro de que estés mejor (y espero que disfrutaras de tu viaje!).
      Un beso, Sofía, y mil gracias por este ratito de vuelta!

  • 2 años ago

    These sweet chocolate cream cakes look truly wonderful! Your photography is also gorgeous.

  • 2 años ago

    Madre mía que buena pinta!!!
    Me traen recuerdos de cuando iba al colegio jeje.
    Muy buena receta. Un saludo

    • Hola Cris, espero que ésos sean buenos recuerdos 😉
      Me alegro un montón de que te que hayan gustado los Phoskitos y la receta! Muchas gracias por este ratito entrañable 😀
      Un beso

¿Quieres contarme qué te ha parecido? ¡Me encantaría conocer tu opinión! :)