Despedir un año y dar la bienvenida a otro nuevo suele ser motivo de ilusión, expectativas, sentimientos a flor de piel... Sin embargo, mientras nuestro espíritu se alimenta de todas estas acaloradas emociones, nuestras mesas se reservan la incesante tarea de sustentar otros apetitos más mundanos. Si bien es cierto que estas fechas suelen ir asociadas a excesos varios, no han de implicar necesariamente un esfuerzo titánico en la cocina. Como estas humildes aunque gloriosas tortitas o pancakes de castañas ligeramente especiadas, que han resultado el inicio perfecto de todo lo que esté por venir...

Continuar Leyendo